Actualizado hace: 8 horas 38 minutos
Portoviejo
Lo que recuerda es el color del carro que la llevó al coma

Karina Alcívar no se ha dejado vencer por el destino y le ha dado lucha intensa a los momentos precarios que le ha tocado pasar.

Viernes 27 Julio 2018 | 11:00

 Su fuerza de voluntad es tal que hace cinco años, cuando sufrió un accidente de tránsito que la mantuvo en coma por 27 días, logró recuperarse.

Los médicos, según dijo, no le dieron crédito a su recuperación y advirtieron a sus padres del grave riesgo que corría y que podría quedar en estado vegetal.
Pero Karina, tras abrir los ojos y darse cuenta de la seriedad de su situación, puso en marcha un proyecto destinado a dejar la cama y demostrarles a los galenos que estaban equivocados. Ahora cree que está llegando a su meta, porque ya no siente la angustia de otros tiempos cuando hablaba del percance y terminaba en un mar de lágrimas. 
Producto del accidente de tránsito conserva secuelas en la pierna derecha, la cual arrastra, ya que no puede caminar bien. Tampoco puede caminar zonas extensas ni cargar peso consigo, porque suele perder el equilibrio.
Contenta. Pero a pesar de ese problema físico, su estado anímico es óptimo, ya que está con vida y puede desplazarse a cualquier lugar. No está como vegetal postrada en una cama, usando pañales y recibiendo asistencia de otras personas. 
Karina Alcívar Espinoza lo atribuye al infinito amor hacia sus hijos y el apoyo sin límites de parte de sus familiares. Ellos la alentaron a sobreponerse, a recuperar fuerzas para que vuelva a ser la chica activa, versátil y de independencia total.
Accidente. El 27 de septiembre del 2013 Karina Monserrate y su esposo sufrieron un accidente de tránsito en la intersección de las calles 10 de Agosto y Córdova, de Portoviejo, a las 22h00.
La pareja retornaba de pasear en moto y se dirigía hasta la ciudadela El Progreso, sector de la estación de bombeo de agua potable, para recoger a su hijo que lo tenían bajo el cuidado de sus padres.
De pronto, un taxi, cuyo conductor no respetó la luz roja del semáforo, golpeó al vehículo liviano y motivó que sus ocupantes salieron “disparados” en diversas direcciones. La chica llevó la peor parte. 
El conductor de la moto se hizo de lesiones en una mano y pie. En un mes ya estaba trabajando, dijo su cónyuge.
Sin recuerdos. Karina solo recuerda hasta el momento del choque y el color del taxi. Fue socorrida al hospital Verdi Cevallos y tras las evaluaciones se dieron cuenta que tenía una lesión en el cráneo. También lesiones en el rostro que llevaron a los galenos a realizar una traqueotomía para permitirle una respiración mejor.
Luego de 27 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) abrió los ojos pese a la incredulidad de los médicos. Ya para ese momento su esposo y sus padres estaban advertidos de las posibles consecuencias.
La chica de 24 años está embarazada. También espera el bono de discapacidad que le ofrecieron y que jamás llegó.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala