Actualizado hace: 2 minutos
Urdaneta
“Ser ciego no es un problema”

El sonido del bastón al golpear el suelo guía a caminar Marcelo Álava por los sitios donde camina. El hombre, de 29 años, es no vidente.

Miércoles 25 Julio 2018 | 11:00

Una enfermedad degenerativa (glaucoma congénito) le impidió seguir disfrutando de los colores de este mundo desde que tenía 14 años. 

Pero la discapacidad visual nunca intimidó a Marcelo, quien con seguridad camina por las calles de su natal Urdaneta. 
Sin pedir ayuda, Marcelo se  moviliza desde el sector La Cafetalera, de la parroquia Catarama, hasta la unidad educativa fiscomisional Nuestra Señora del Carmen, ubicada en la parroquia Ricaurte. 
En el lugar se encuentra tres veces a la semana con niños y adolescentes, con quienes comparte algo en común, su ceguera.
Marcelo es su profesor.  Brinda clases por medio del braille (sistema de lectura y escritura táctil para personas ciegas) a ocho menores los lunes, miércoles y viernes.
Los pasillos de la escuela los conoce muy bien, pero para evitar tropezar se guía con su bastón metálico, el cual sostiene en su mano derecha. Así llega hasta el tercer piso del edificio, donde imparte a sus alumnos los conocimientos que adquirió hace varios años en el mismo establecimiento educativo.
“Mi enfermedad inició cuando todavía era un niño, poco a poco mi visión se fue disminuyendo, sólo veía con el ojo derecho, pero luego a los 14 años ya deje de ver completamente. Mis padres me inscribieron en esta institución y adquirí  los conocimientos que ahora me sirven para instruir otras personas con la misma discapacidad”, comenta el profesor, quien espera empezar sus estudios universitarios y sacar un título en licenciatura en Educación básica.
Clases a domicilio.  Con el afán de que más niños que tienen discapacidad visual aprendan a leer y a escribir, Marcelo se traslada hasta la casa de sus alumnos cuando ellos no pueden asistir a la escuela.
“Muchos no vienen por alguna circunstancia, ya sea económica o también por logística. Lo importante es que ellos aprendan a escribir con este sistema que nos ayuda mucho”, señala el docente, quien aspira además ser periodista.
Estudia para ser abogado. Jacinto Méndez, de 23 años, es oriundo de Ventanas.
Él, al igual que Marcelo, es profesor no vidente. 
Sus conocimientos en computación los transmite también a jóvenes con discapacidad que llegan a diario a la  escuela Nuestra Señora del Carmen. 
Jacinto estudia jurisprudencia vía online, está en quinto semestre, su anhelo es ser abogado. 
A diferencia de Marcelo, Jacinto nació ciego. 
“Los colores de la vida los veo con el corazón. Ser ciego no es problema”, señaló el docente, asegurando que su ceguera no le impide su desarrollo profesional. 
Desde hace varios meses vive en la unidad educativa donde da clases, ahí le adecuaron un departamento donde pernocta.
En su tiempo libre no se complica a la hora de abordar un bus que lo traslade hasta Ventanas para visitar a sus padres.
Marcelo y Jacinto coinciden en que en Urdaneta, al igual que en otros cantones de Los Ríos, hace falta que se adecuen espacios públicos para personas con discapacidad visual. 
Los obstáculos que se encuentran en el camino pueden ocasionarles  accidentes con lamentables consecuencias.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala