Actualizado hace: 29 minutos
Los edificios y la reactivación
Los edificios y la reactivación
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 25 Julio 2018 | 11:00

Han transcurrido más de 27 meses desde la destrucción que ocasionó el sismo 16A a Manabí y a ciudades como Bahía de Caráquez. Y a pesar de ese tiempo, la situación sigue igual ante la tal fallida reconstrucción, la que no ha dado pie con bola, a pesar de haberse tenido los fondos suficientes, que más bien han servido para otros fines ajenos a esa necesaria reconstrucción urbana y rehabilitación económica.

En Bahía de Caráquez el panorama sigue desolador y preocupante, a pesar de los reclamos que se han venido dando y de los fallidos ofrecimientos del actual y del anterior gobiernos. Las cosas están a la vista de todos, para que todos tengamos la misma visión y tengamos la misma apreciación. 
El edificio municipal recién está por terminarse, después de las incómodas atenciones que se han venido dando a la ciudadanía en lugares inapropiados. El del ícono de la cultura, como lo fue el edificio del Teatro Municipal Sucre, ya no existe, quedando solamente ese terreno abandonado.
El centro comercial no puede prestar el servicio para el que fue construido, por cuanto esas instalaciones están siendo ocupadas por las oficinas municipales y los comerciantes siguen atendiendo en las calles circunvecinas.
La capitanía del puerto no da señales de su nueva construcción. El edificio del Cuerpo de Bomberos continúa con los mismos daños dejados por el 16A y no se hace nada por su reparación, a pesar que los bomberos siempre han ayudado a todos. La Casa Americana, construida hace más de cien años, a pesar de ser patrimonio cultural y de haber sido reconstruida poco antes del terremoto, a un costo de cerca de 900 mil dólares, continúa intocable con sus nuevos daños del sismo.
El colegio nacional Eloy Alfaro, que alberga a varias escuelas, continúa con los mismos daños, dándose incomodidad a profesores y alumnos.  El colegio nacional nocturno no puede funcionar en su propio edificio afectado y tiene que operar incómodamente en un local en el barrio El Astillero. 
El edificio del Banco de Fomento sigue sin que sea tocado en su reconstrucción, dando servicio a los usuarios casi en la calle, en un local estrecho. 
El de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones está avanzando poco a poco, mientras que el de la Corporación de Electricidad no comienza aún. Se debe exigir que el banco Pichincha construya su propio edificio, en vez de tener ese terreno vacío en el centro de la ciudad. 
Se hace necesario que la municipalidad actúe para terminar con ese mal aspecto de las principales calles, como lo son la Bolívar y el Malecón. Y que no se siga permitiendo lo que hizo el IESS al llevar sus instalaciones fuera de la ciudad y lo que pretende hacer el Ministerio de Salud al llevar el nuevo hospital a un sitio lejano e inapropiado.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: