Actualizado hace: 9 minutos
Quevedo
Anhela un milagro

Los días de Adriana Cedeño transcurren lenta y angustiosamente con un solo anhelo en su corazón: ver sano a su hijo Isaías, de 6 años.

Lunes 23 Julio 2018 | 11:00

La mujer, de 29 años, es madre de tres niños menores de edad, Isaías es el segundo. Indica que ellos son el motor que impulsa su vida y por quienes se levanta todos los días con ganas de luchar para sacarlos adelante.

Adriana y su familia residen desde hace nueve años en el sector Baldramina, de la parroquia San Cristóbal. Su esposo se desempeña como guardia de seguridad.
A simple vista, Adriana refleja ser una madre muy jovial y llena de vida, aunque su realidad es otra.
Ella adora a sus tres hijos,  pero desde hace dos años su atención se centró en Isaías.
Recordó que todo iba bien  hasta que una mañana el pequeño, quien en aquel entonces tenía 4 años, le dijo que le dolía un poco la cabeza.
La madre se preocupó y lo llevo hasta su cuarto para que descansara, pensando que de esa forma se recuperaría.
Pero pasaron las horas y el menor no reflejaba mejoría, hasta que empezó a convulsionar.
“Lo llevé hasta el hospital de Quevedo. Lo estabilizaron, pero me advirtieron que debían trasladarlo hasta una casa de salud de Guayaquil”, relató.
La joven madre decidió hacer todo lo que estaba a su alcance para hacerlo atender por los especialistas, ya que en ese tiempo el niño cursaba su primeros años escolares.  
Diagnóstico. Horas después Isaías fue trasladado en una ambulancia hasta el hospital  Francisco Icaza Bustamante. de Guayaquil, donde permaneció internado 45 días, y después fue inducido a estado de coma, debido a que sufrió varias infartos cerebrales y uno en el corazón. 
Como resultado de los estudios, los médicos le diagnosticaron parálisis cerebral.
“Desde ese día nuestra vida cambió, aunque hemos aprendido a vivir  con el estado de salud de Isaías, a mí me duele verlo en esas condiciones.  Todos los días le pido a Dios que me conceda el milagro de ver sano nuevamente a mi hijo, porque para una madre no hay imposible”, expresó la progenitora. 
Desde que Adriana pudo tener nuevamente a su hijo  en casa le realizó terapias durante un año, hasta que ya no pudo costearlas y con medicinas tuvo que aprender a controlar los espasmos convulsivos. 
Hasta el pasado miércoles 18 de julio, Adriana no recibía ningún tipo de ayuda de instituciones públicas ni privadas, pero luego de las gestiones realizadas por ella, el próximo 28 de agosto Isaías recibirá su primer bono Joaquín Gallegos Lara, por parte del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies), así como terapias de rehabilitación de técnicos del Departamento de Desarrollo Social de Quevedo. 
Debido al grado de discapacidad, que supera el 80%, Isaías recibirá 240 dólares mensuales para costear sus cuidados y tratamiento.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala