Actualizado hace: 4 horas 42 minutos
Manabí político
Manabí político
Por: Childerico Cevallos
[email protected]

Domingo 22 Julio 2018 | 04:00

Una de las aspiraciones que constantemente mencionan quienes se sienten frustrados por el pobre y limitado desarrollo de la provincia, se relaciona con la necesidad de que Manabí se una bajo su bandera, cobijándose de manera íntegra para lograr los objetivos que se proponga en su beneficio.

La quimera de la unidad ha sido persistente, como permanente las contradicciones de quienes, ufanándose de trabajar por esa unidad, la despedazan haciendo trizas a sus semejantes que intentan debutar en política o intentar liderazgo, como si la intención fuera mantener la supremacía sin sombra alguna.
Las proximidades de las elecciones siempre son oportunidades para probar la sinceridad de sus políticos, porque de acuerdo a sus proyecciones se alinean sus intenciones.
Por eso es importante precisar que mientras cada uno marche por su lado, ningún plan de repercusión provincial resultará, pues se sobreponen los intereses personales y privados a los colectivos y públicos.
Por eso, la posibilidad de fusionar las diversas tendencias políticas en una, cuando se relaciona con la consecución de las aspiraciones comunes de todos los manabitas, debe ser también una constante, como funciona en provincias vecinas a las que se las toma de ejemplos para el discurso, pero se las ignora en la práctica.
La misión es lograr que Manabí se constituya en la fuerza política que realmente es, que se yerga poderosa con el poder votante que tiene para ubicarse en el lugar de respeto que le corresponde, para que las conquistas sociales que esa fuerza produce se queden en la provincia, evitando que otros, de afuera, se las lleven en plato de plata, aprovechando la desunión de los dueños de casa y su sometimiento a movimientos “nacionales”.
El objetivo es que la provincia y sus habitantes sean los beneficiados, tanto de sus esfuerzos como de su entrega al servicio de las causas populares y nacionales.
Aquello significaría soñar en la concreción de una fusión entre autoridades, políticos, administradores, líderes, legisladores, etc. De todo lo que forme sus fuerzas de progreso y desarrollo, con representación pública y privada, oficial y particular.
Que se haga carne en todos y cada uno de quienes habitamos y nos servimos de la provincia en toda su extensión territorial, porque los resultados a lograr serán de todos.
De manera tradicional, Manabí y los manabitas han sido utilizados políticamente, por carecer de partido o movimiento propio de raigambre nacional o fuertemente provincial, lo que deja a sus naturales en cerrada dependencia foránea, a la espera de ciertas concesiones, subordinados a la toma de decisiones de los patrones de afuera.
Por eso es que, insisto, cada elección se presenta como una buena oportunidad para redimir a la provincia, destacando con propia fuerza electoral para lograr un poder político nuevo y fuerte, con árboles sembrados en nuestra geografía cuyos frutos sirvan en todo el territorio nacional.
Para eso hay que empezar a crear conciencia. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: