Actualizado hace: 4 horas 38 minutos
Rocafuerte
Las abejas mueren por los químicos

Miriam Ávila sabe que sin abejas no hay cosecha. Ella está preocupada porque cada día encuentra hasta 300 abejas muertas.

Domingo 22 Julio 2018 | 11:00

 Miriam es la única mujer apicultora de Rocafuerte. 

Toda su vida se ha dedicado a recolectar miel de sus colmenas, pero desde hace varios meses la producción bajó.
Cada día encontraba hasta 300 insectos agonizando y otros sin vida en la abertura que tiene cada panal para el ingreso de los insectos. 
Las muertes aumentaron y en un mes estuvo a punto de quedarse sin sus “trabajadoras”. 
Una colmena puede tener más de 20 mil abejas.
Miriam no descansó hasta encontrar la causa de la muerte de los pequeños recolectores de polen, uno de ellos es el uso de pesticidas y agroquímicos en las plantaciones de cualquier producto. 
“La fumigación está en exceso”, manifestó la especialista.
La calidad de cada cosecha, sean frutos o vegetales, depende de la polinización de las abejas. 
Ella espera un mayor control para el uso de estas sustancias en el ambiente.
Para Ávila, la “satanización” de las abejas también es un problema que perjudica a los apicultores. 
La ciudadanía al escuchar que “son asesinas” les prende fuego o las llena de humo, por eso optan por defenderse con picaduras.
Miriam cuenta que en Rocafuerte un enjambre llegó hasta el letrero de un establecimiento, donde las opciones más comunes para deshacerse de los insectos eran agua, humo, fuego y fumigación, pero el propietario buscó a Miriam, quien con un traje especial, caja y escalera manipuló el enjambre.
Una por una fueron ingresando al recipiente, en menos de 30 minutos no quedaba ninguna en el aire.
Las abejas capturadas formaron parte de un nuevo panal y no le hicieron daño a nadie.
Acción. “Apenas ven el enjambre, lo primero que piensan es quemar y matarlas”, señaló Enrique Barberán, apicultor mantense. 
Él considera que las muertes por causas de abejas suscitadas en Montecristi y otros cantones manabitas se dieron por una supuesta negligencia y posible mal manejo de los insectos.
Mencionó que hay personas que recolectan miel, pero no conocen cómo controlar abejas. Un ejemplo claro es que al momento de abrir la colmena, golpean la caja, lo que aturde a los insectos e inician el ataque. 
Moisés Arteaga, presidente de la Asociación de Producción Apícola Manaba (Asoprama), dijo que ha hecho capacitaciones con el ECU- 911 sobre el manejo de enjambres.
“Explicamos qué tienen que hacer si ven algún panal”, manifestó Arteaga. 
Agregó que las abejas africanizadas se pueden manipular y movilizarlas a cualquier sitio.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala