Actualizado hace: 3 horas 31 minutos
Willians Palma Zambrano
Desarrollo territorial de Portoviejo (4)

La conferencia de Naciones Unidas sobre desarrollo urbano HÁBITAT III, en Quito 2016, fue ocasión para tratar temáticas y problemas sociales vinculados a agendas políticas; se debatió sobre la urbanización mundial y casos como Quito abordan el reto desde la resiliencia y la sostenibilidad.

Domingo 22 Julio 2018 | 04:00

Por ello el Instituto Metropolitano de Planeación define la Visión Quito 2040 en un marco de consenso desde 10 territorios zonales y 10 foros entre la academia, expertos y ciudadanía. 
En este contexto se reitera la búsqueda de inclusión en el caso Portoviejo, que por causa de una política sesgada se impide que la sociedad influya en la planificación y gestión, con autoridades que no enfocan el urbanismo desde aproximaciones reales hacia el territorio. 
El discurso falaz pero grandilocuente reemplaza al pensamiento lógico, la tecnocracia perfila como técnica lo que en realidad es una ideología, la ideología del capital en su versión contractual de “territorio del bienestar”. 
Las políticas urbanas conducen a un urbanismo social, transparente y las investigaciones de antropólogos, historiadores, urbanistas señalan que el espacio se construye socialmente bajo dinámicas sujetas al poder político y la economía. 
No obstante, desde un poder fragmentado se produce una gestión parcial delineando un paisaje en el que destacan intervenciones sin considerar la capitalidad, la defensa del servicio de salud, la vivienda, el tránsito, transporte y el mismo aeropuerto. 
Ir a lo esencial implica un real encuentro entre mandatarios y mandantes, es cuestionable invertir millones en estudios y que no se editen documentos al alcance de todos. 
Se dirige el pensamiento colectivo superficialmente, cuando más bien deben publicarse íntegramente los planes y mantener una consulta pública abierta y permanente, no dirigida; con mecanismos de recepción de observaciones que el equipo técnico contratado y municipal deben responder. 
Portoviejo, en su centro, atraviesa cambios; y por dinámicas excluyentes se va despoblando, lo que requiere políticas desde varias directrices: 
Instaurar procesos de gestión que frenen la estratificación socioeconómica y el abandono, incentivando diversidad de usos con manzanas que alojen varias actividades. 
Reestructurar Portovivienda a una empresa de desarrollo y renovación urbana, que gestione el patrimonio de suelo con proyectos movilizadores de la economía, en donde  afectados sean beneficiarios. 
Promoción de vivienda y estrategias de permanencia, equivalencias en viviendas de reemplazo, con módulos habitacionales diversos en conformación y tamaño. 
Impulso de planes sociales que trabajen con expectativas ciudadanas respecto a espacios, servicios urbanos, empleabilidad, oferta de productos inmobiliarios y generación de rentas que soporten la copropiedad. 
Alivio de cargas tributarias y viabilidad financiera con incentivos a inversionistas en renovación. Estos, entre otros aspectos desde foros y debates fomentarán proyectos en zonas intervenidas por los entes de gobierno.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: