Actualizado hace: 19132 días 23 horas 29 minutos
Sucre
Bahía, con linaje europeo

Cuando murieron los abuelos de Gladys Saker, ningún primo volvió a casarse con otro.

Sábado 19 Mayo 2018 | 10:00

Era una costumbre hacerlo. Los libaneses querían mantener su raza pura y no permitían que se mezclaran.   

Gladys llegó en otros tiempos. Cuando ella nació ya no existía ese hábito. 
Su padre era de otro pensar y además viajaba mucho, por lo que algunas costumbres quedaron fuera del equipaje. 
Gladys vive en Bahía de Caráquez, una ciudad que se quedó con mucho de Europa y Asia, especialmente los apellidos. 
Allí a partir de 1595 arribaron cientos de extranjeros, porque en ese entonces Bahía era el puerto más importante del país. 
Los Saker, por ejemplo, llegaron de Líbano. 
Gladys cuenta que primero estuvieron en Guayaquil, luego en Ambato y finalmente se asentaron en Bahía.  “Mi padre era muy errante, viajaba mucho y por eso todos mis hermanos nacieron en distintos lugares, yo por ejemplo  nací en Muisne”, expresa. 
Ya en Bahía conocieron a otros migrantes de oriente medio. Había gente de apellidos como Saad, Adum o Pablo. 
las mujeres. Gustavo Hidalgo lleva más de 30 años estudiando las descendencias europeas en Manabí. 
Él cuenta que Bahía fue la puerta de entrada para varios extranjeros. Llegaron italianos, chinos, alemanes,  holandeses, franceses, turcos y hasta japoneses.  
La migración, relata Gustavo, empezó en 1595 con la llegada de Sir Willians Francis Drake, un pirata   enviado por la reina Isabel. 
Él arribó a Bahía y siguió río adentro hasta llegar a  lo que hoy es la parroquia Convento, en Chone.
Lo mismo hicieron otros extranjeros y es por eso que en Chone hallamos a personas rubias, blancas y de ojos verdes. 
Pero la mayor llegada de extranjeros se da en 1860 y en 1945 durante la segunda guerra mundial. Desde entonces hay apellidos Uscocovich, Belletini, Gavica y Martini, Brunner, Gozembach, Fuller y Rauchember. 
En ese mismo episodio Estados Unidos firmó un convenio con Ecuador para usar parte de las islas Galápagos como base militar. 
En ese acuerdo también se permitía extraditar a todos los alemanes, italianos y japoneses  que vivían en Ecuador.  “Se  cometieron serios abusos, confiscaron bienes y se los llevaron presos a California, en Estados Unidos”, indicó. 
Gustavo dice que cuando terminó el conflicto algunos alemanes regresaron a Ecuador, pero otros se fueron a su país. El Estado remató sus bienes. 
Andrés Uscocovich cuenta que su apellido llegó en barco desde Croacia. 
Era 1882, Gregorio Uscocovich, un marino mercante, arribó a Manabí. 
Salió de Croacia por  problemas políticos y sociales y al llegar a Chone instaló fincas. 
De allí la familia se esparció a ciudades como Cuenca y Guayaquil.  
A los Uscocovich en Bahía se suman otros apellidos, como Drimitrake, Pablo, Saad, Salem, Osnocovic, Cassis. 
De esta manera es como en la provincia se pueden encontrar varias familias con apellidos “raros” que vienen desde Europa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más noticias