Actualizado hace: 30 minutos
Entrevista
“Puedo ayudar a salvar vidas”

Implementar un sistema de alerta temprana para salvar vidas cuando ocurra un terremoto, es lo que Theofilos Toulkeridis aspira.

Sábado 06 Enero 2018 | 04:00

Toulkeridis es de nacionalidad griega, geólogo y docente investigador de la Escuela Superior Politécnica del Ejército (ESPE), que ayer impartió el taller “Geodinámica del Ecuador, Peligrosidad Sísmica y Sistema de Alerta Temprana de Terremotos (SATTRE)” en la Universidad San Gregorio. 

 
El Diario (ED): En el 2010 usted anunció que Manabí está en una zona vulnerable ante un terremoto ¿Ha realizado nuevas investigaciones?
TT: Sí, justamente ahora hemos realizado estudios en Crucita, de la vulnerabilidad de las instituciones, de la población, de infraestructura. Tenemos varios estudios en Portoviejo, obviamente son cosas continuas que tenemos. Investigamos para el beneficio de la sociedad.
 
ED: ¿Cuál es el resultado de las investigaciones que ha realizado?
TT: A través de los estudios de geodinámica, sabemos cómo, dónde y hacia dónde se mueven las placas, no solamente las placas principales, también hay partes o parciales de placas y, por lo tanto, sabemos que aquí en el centro de Manabí se está esperando algo muy, muy fuerte.
 
ED: No habría que causar alarma a la ciudadanía ¿o sí?
TT: No podemos quedarnos en silencio, en este caso, con ese conocimiento, hay que decir las cosas como son y prepararse.
 
ED: ¿Por esto desean implementar el Sistema de Alerta Temprana?
TT: Sí, pero la gente no solo debe confiar en nuestro sistema. La idea principal es que cada ciudadano haga algo, empezando a recordar su tipo de sangre, tomar un curso de primeros auxilios, armar un botiquín de emergencia, medicamentos. Pero hay una cosa más que podemos hacer, que es reforzar nuestras casas; esto costaría del cinco al diez por ciento de la inversión total que se ha hecho para construir una vivienda, a lo mejor alguien que lo hace en forma consciente lo hace con diseño sismorresistente y con material que sirve. Todo esto puede hacerse antes de algún nuevo evento.
 
ED: ¿Qué función tiene este sistema? 
TT: El sistema de alerta temprana puede advertir a la gente, una a tres horas antes de que ocurra algo para que salgan a sitios seguros y salvar su salud y vida.
 
ED: ¿En qué sectores se aspira a colocar el sistema de alerta temprana?
TT: Lo queremos imponer en siete sitios militares para que estén protegidos estos instrumentos.
Uno de esos sería en Manta, otro en Salinas, Esmeraldas, Tulcán, Cuenca, Quito y otro más en la Sierra que no recuerdo.
 
ED: ¿Cuánto dinero se requiere para esto?
TT: Los recursos es lo menos complicado. Con la compra e instalación es menos de un millón de dólares para siete instrumentos, su instalación y también el monitoreo de varios años. Esto no es el costo, el problema es que desde las autoridades tienen que aprobarlo, instalarlo y manejarlo, porque no es la ESPE o alguna otra institución que manejará esto, debe ser el ECU-911, es decir, debe seguir el organigrama del Estado.
 
ED: ¿Sin los permisos ustedes no pueden instalarlo?
TT: No podemos. El problema es que si yo digo algo, porque veo los datos que va a pasar algo, a pesar de que tal vez puedo ayudar a salvar miles de vidas, me ponen preso porque así son las leyes aquí en Ecuador. Por eso quiero que el Estado mismo implemente y maneje ese sistema.
 
ED: Respecto al retroceso del mar que está sucediendo en la costa de Ecuador, ¿es normal?
TT: Sí, es totalmente normal. Yo mismo lo viví en la isla Isabela (Galápagos) hace unos años atrás. Es una cosa que ocurre en ciertas temporadas y justamente cuando hay luna llena es muy normal y natural. Su explicación es sencilla: Cuando la luna llena está muy cerca de la Tierra, se atrae el agua, obviamente de donde hay más agua que es en el centro del océano, si se atrae el agua se sale de la costa y esto es que vemos ahora en las costas ecuatorianas. Esto no es el caso para que haya un tsunami.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala