Actualizado hace: 4 horas 18 minutos
Tema del día
‘Ciudadanos’ de cuatro patas

Los dos hijos de Yara Delgado se ponen celosos porque dicen que ella consiente demasiado al perro, incluso le mandó a sacar la cédula.

Jueves 04 Enero 2018 | 11:00

 Es un documento muy parecido al de las personas, el mismo tamaño, con fondo verdoso, con el escudo y la bandera del Ecuador.

En una esquina de la cédula está la foto de ‘Choco’, el cachorro de raza shih tzu al que Yara quiere como a un hijo.
El can duerme en una cama, aunque tiene su colchón, sólo cuando le da calor se echa al suelo. 
“Lo hago bañar cada ocho días, me ha salido muy caro, come sólo pepitas (croquetas)”, dice Yara de 30 años de edad.
En la cédula el animal fue inscrito como ‘Choquito’, tiene dos años ocho meses, Yara lo compró cuando apenas tenía 30 días de nacido.
 
¿Cómo lo hizo? Lo de la cédula tiene su historia. Ella se enteró cuando una amiga de Pedernales, quien ya tenía a su perro documentado, le contó que se podía hacer eso. 
A Yara le pareció extraño y quiso averiguarlo por su propia cuenta, porque ya estaba decidida en darle ese ‘cariñito’ a ‘Choco’.
“Me dieron un número de Guayaquil (en una veterinaria), llamé y me dijeron que era verdad. Nos fuimos, le tomaron una foto y al siguiente día me entregaron la cédula”, cuenta la manabita, quien añade que de esto ya han pasado seis meses. 
La joven no se quedó con las ganas de compartir su alegría y revolucionó las redes sociales, sus amistades al ver esto también se animaron y buscaron la tarjeta para sus mascotas.
Cuando ella lo hizo con ‘Choco’, a Yara le dijeron que la cédula puede ser usada cuando quiera ir de viaje y sacar “los papeles” del animal. También sirve si algún día el can se pierde. 
 Aunque ella no sabe si todo esto es garantizado, está feliz con el detalle que le dio a su ‘compañero’.
Yara muestra el documento, que lleva el nombre, raza, sexo del animal; nombre y teléfono del dueño, una barra de código y el número de la cédula que es 00217.
Pero no tiene fecha de caducidad.
‘Choco’ va a donde va Yara. “Si viajamos a Quito, Guayaquil, Pedernales, siempre lo cargamos, nunca lo dejamos, es un hijito más”, expresó.  
Ammy también ha escuchado sobre las cedulaciones, porque uno de sus tíos en Santo Domingo, ya lo hizo, y le parece interesante, por eso ya fue a preguntar cuándo le pueden dar una cita en una veterinaria de la ciudad para su mascota.
 
El trámite. Carlos Santana, de la Clínica Veterinaria Mr. Dogtor, ubicada en la calle Galápagos desde hace seis meses, dice que ellos trabajan en cedulación de mascotas como un centro único de registro canino, en coordinación con la Entidad de Registro Universal de Mascotas (Erumec). 
“El objetivo es obtener con exactitud la población canina real del Ecuador”, expuso el profesional. 
Santana explica el trámite: se ingresan los datos del animal a una plataforma digital, cuyo dueño puede acceder y verificar. “Estos datos no se pueden copiar porque cada cédula viene con un código QR”, puntualiza.
Luego se le toma una foto al perro, se remite la información a la matriz de la Erumec en Quito y en 21 días envían la cédula.
En la primera cara aparecen datos referentes a la mascota (incluso si es que tiene chip); atrás van los detalles del ‘amo’. 
También consta los rasgos de la nariz del can, que es como la huella digital en el ser humano, apunta Santana.
Este proceso cuesta 28,50 dólares.
“El beneficio es que es un sustento legal de pertenencia, con eso podemos reclamar nuestra mascota, o a su vez cuando se viaja sirve como un medio de identificación”, explica el médico veterinario.  
En varias ciudades del país ya se ha aplicado esta iniciativa.
En Guayaquil, por ejemplo, las mascotas pueden ser registradas a través de la página web www.ciudadanosde4patas.com.   
Mientras que en Quito la responsable del proyecto es la empresa Eval Desing, que impulsa la campaña Tenencia Responsable de Mascotas. 
En mayo del año pasado Leonardo Naranjo, gerente de Eval Desing, explicó que la campaña es parte de la iniciativa Sistema de Identificación Único de Mascotas (SIUM), el cual se encuentra patentado en el IEPI y tiene cuatro años de funcionamiento.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala