Actualizado hace: 2 horas 25 minutos
Editorial
Alguien tenía que denunciarlo

Creo que en toda organización política siempre hay una mayoría que es fiel a los principios que los llevaron a conformarla; y estoy seguro de que Alianza PAIS no es la excepción.

Viernes 29 Diciembre 2017 | 04:00

Me explico: Presumo que todos aquellos que bajo algún ideal, principios o metas a conseguir para algún grupo de la sociedad; o, según ellos, para toda la sociedad, configuran y esgrimen en un estatuto todos los argumentos jurídicos que los llevan a formar un partido o tienda política, donde se especifican los principios y las normas en las cuales se fundamentará su accionar político, por lo que tales idealistas tratarán de mantenerse fieles a tales principios.
Basado en esta premisa, estoy convencido de que aquel personaje de la agrupación a la que hago mención al inicio de este escrito y que divulgó el audio donde se lo escucha al Sr. Mangas expresar, suelto de huesos y con perfecta convicción, todo lo que en él se escucha, siendo el que divulgó el audio quizá un ferviente creyente de los postulados iniciales con que se fundó este partido político, que al darse cuenta del desvío total que se le ha dado a todos estos postulados por parte de la directiva de este grupo político, quizá por sanidad mental y asqueado de todo lo que se conoce a nivel nacional de las trapacerías de casi todos los que representaron a esta agrupación en la función pública, decidió publicar dicho audio, con la convicción de que a esa tienda política hay que depurarla para rescatarla de alguna manera.
Pero quizá el acto se le fue de las manos. No pensó que el alcance mediático que tienen las redes sociales iba a rebasar en demasía la intención que tuvo su divulgación o quizá denuncia; y toda la sociedad ecuatoriana ha visto con estupefacción -y creo que también con cierto asco- cómo se han venido manejando las cosas al interior de dicho partido político. 
Los argumentos de algunos de sus directivos, de que se ha descontextualizado lo dicho en ese audio, no tienen sentido ni fundamento, porque los conceptos vertidos por el Sr. Mangas son contundentes; y como bien dijo un periodista de televisión, “no hay peor ciego, que el que no quiere ver”, ante el débil argumento presentado por un legislador de Alianza PAIS durante una entrevista televisiva.
Insisto, estoy convencido de que en todas las tiendas políticas hay idealistas que creen fervientemente en sus postulados y se mantienen fieles a ellos, pero lamentablemente, aquellos que llegan a la función pública a representarlos, más temprano que tarde caen en la tentación que representa la obtención del poder político y el dinero fácil, lo que los ensoberbece y les hace creer que están por encima del bien y del mal, como aconteció con Rafael Vicente Correa Delgado.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: