Actualizado hace: 3 horas 58 minutos
Editorial
La poesía de IVO

La improvisación no existe, toda expresión bella o de peso académico que produce el ser humano se lleva en la sangre, es congénito; es el caso de Ivo, de estirpe artístico tanto por los Uquillas como por los Bermeo.

Viernes 29 Diciembre 2017 | 04:00

El 17 de noviembre del 2017 presentó en la ciudad de Quito, en la feria internacional de libros su poemario titulado Boceto, ante centenares de personas, entre ellos, un gran número de niños (as) con capacidades especiales que entusiastas coreaban los versos de Uquillas que el grupo “los fogasteros” habían musicalizado.

Analizando el poemario “Boceto” podemos deducir que en sus versos muestra la dimensión de sus proporciones artísticas; la retórica de cada uno de ellos se distancia del estilo tradicional, ofreciendo con figuraciones o metáforas sencillas pero de profundo significado que las hace ingeniosas. Del poema memorial, “ojos blancos de ternura muerta, de apagada eternidad que calla, en busca de la nada que para siempre duerme”.
Parece que a través de su pluma fluye la conjunción de la pintura y escultura para componer canciones que en la vida cotidiana de todos los mortales resplandecen: le canta a la vida y al amor, sin olvidarse del niño pelotero que juega en la calle, del espacio vacío y del insomnio. Del poema Bonita, “Bonita ella, peinadita y despintada, su boquita por un beso despintada y mi boca por su boca coloreada”.
La originalidad y sencillez con la que su imaginación colorea su poesía, es otro elemento que la hace nueva, diferente y palpitante; en ellos se agita lo social, psicológico y filosófico de manera sutil y de fácil entender, condición que la torna agradable y permanente en quienes gustamos de la expresión más alta de la lírica, la poesía.  
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: