Actualizado hace: 49 minutos
Tradición
Monigotes para todos los gustos

La ejecutiva, la aniñada con gafas o la banquera, son parte de la curiosa presentación de monigotes que vende Teresa Pincay.

Viernes 29 Diciembre 2017 | 04:00

 Ella es una de los 160 comerciantes que llegaron hasta la pista del aeropuerto Reales Tamarindos a vender los tradicionales muñecos de papel y madera que la gente compra para quemar en el último día del año.

Doña Teresa se da el trabajo de vestir a sus muñecas con ropa de verdad. 
Explicó que primero las confecciona en papel y cartón, luego las pinta y finalmente las viste de manera muy elegante.
Así, se observan años viejos a la moda, con blusas brillosas, faldas de corte ejecutivo, minifaldas, incluso carteras de verdad, aretes y en ocasiones hasta  con gafas anchas. 
Ella señaló que la vestimenta la compra en locales de ropa usada o sino se la regalan sus amigas. 
También hace muñecos que simulan ser unos caballeros, con saco y corbata incluido. Todos valen 25 dólares y quienes desean desvisten al monigote y se quedan con el vestuario antes de quemarlo. 
“Yo lo hago porque es una tradición. Antes los años viejos los vestíamos con ropa y yo quiero mantener aquello”, dijo.
 
De todo. En otro sector hay muñecos de personajes actuales, sobre todo de series de dibujos animados. 
En este año los más solicitados son los integrantes de la patrulla canina, una serie de dibujos animados de perros que por ahora son la atracción de los niños.
“Es que la decisión en la compra de los muñecos siempre la toman los niños”, dijo Wilmer Zambrano, quien agregó que los personajes de Goku son los segundos más solicitados.
Indicó que en Portoviejo los clientes casi no piden personajes políticos y por eso aún se observan “varados” desde el año pasado monigotes de Correa enternado. 
El vendedor dijo que hay cuatro desde el año anterior, pero nadie los compra. El público prefiere a los tradicionales Chavo del Ocho o personajes de Disney.
Aunque en esta ocasión otro de los nuevos es Roberto “La Tuka” Ordóñez, el futbolista que juega en Delfín.
En el lugar hay más de 2 mil monigotes. Los precios van desde los 5 dólares los pequeños, hasta 250 los más grandes como el depredador, que viene con una cámara y todos los accesorios que lo hicieron temido en la película de los años 80 y 90. 
Los que tampoco pasan de moda son los que representan a Barcelona y Emelec. Este año hay más del “bombillo” festejando el título. La gente intenta reflejar lo bueno o malo del año en un monigote.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala