Actualizado hace: 26 minutos
Tema del día
Las manos no paran

Mientras Diana, la estilista, dominaba la plancha, Cindy González miraba detenidamente al espejo para procurar que todo quede como quería, un cabello bien planchado.

Lunes 25 Diciembre 2017 | 04:00

 Desde la silla giratoria Cindy, quien es de cabello zambo, dice que llegó para mantener la belleza en esta época, especialmente en Navidad y Año Nuevo tiene planeado hacerse un alisado con keratina. 

Aunque ella sabe que la belleza cuesta. Allí en la peluquería Diana, en la avenida 3 de Julio, en este mes por la demanda los precios incrementaron, los tintes van desde 40 a 45 dólares y alisados de 100 y 120, que es lo que más piden, indica Diana Lombeida, quien lleva 12 años en el negocio.
En su local, los clientes se multiplicaron desde mediados de diciembre, en la quincena es donde más personas tuvo, “esperamos mejorar”, cuenta.
Donde Diana hacen manicure, pedicure, cepillados, tintes, planchados, y aunque la demanda aumentó, la atención es desde las 08h30 a 18h30, decía la profesional, mientras Cindy esperaba en 45 minutos ver el resultado, que es el tiempo que le toma hacerse el planchado.  
Hasta la zona de peluquerías de la peatonal, Yajaira Rodríguez llegó desde la vía a Quevedo para hacerse un cepillado que quería lucirlo en un compromiso con sus amigos y luego también en un encuentro familiar.
Ya se había adelantado con el tinte, solo necesitaba una “manito” para resaltar el rojo de su cabello.
La estilista señala que un 50 por ciento de la clientela aumentó y se mantendrán con la atención ininterrumpida hasta fin de año.
En el puesto hacen cortes, tintes, pedicure, manicure, planchado, alisado y maquillaje.
 
Competencia. En esta época festiva se dispara el “boom” de los salones de belleza, por momentos no hay dónde poner un pie.
Dos de las zonas con mayor concurrencia son las avenidas Quito o 29 de Mayo.
En la Quito, especialmente en el sector Cinco Esquinas, estos negocios “florecen” con la llegada de diciembre.
Doris Solís, quien labora en la peluquería Bendición de Dios, dice que lleva un año allí y recién en este mes es cuando ha podido ver mayor demanda.
“Esperamos que lleguen más personas, se hacen cortes ejecutivos y normales”, manifiesta la mujer, quien agrega que la atención empieza a las ocho y media de la mañana y se extiende hasta las siete de la noche.
En D’Consuelo, en la avenida Quito y calle Latacunga laboran seis personas, pero por estos “jugosos” días contrataron dos más.
Jenniffer Cedeño, manicurista, dice que ha aumentado el número de usuarios desde que empezaron a promocionar sus servicios, especialmente bajaron de precios.
La keratina por ejemplo, que tienen un valor de 80 dólares, está en 50; “es por la temporada”, añade la joven.
También ampliaron el horario de atención, ahora trabajan de 07h30 a 19h00, antes lo hacían de 08h30 a 19h00. “Se reconoce el trabajo”, indica.
Los clientes aumentan casi el doble, llegan de entre 10 a 15 personas a diario, hasta 20 en el mejor de los casos; antes en cada jornada laboral entraban entre siete a nueve, explica la profesional.
El manicure, pedicure, planchado, alisados y otros son los servicios que ofrecen. 
En D’Consuelo estaba Sara Zambrano, quien por primera vez se alisaba el cabello, dice que aunque debió esperar dos horas para ver el resultado se va contenta, porque su nuevo look le va a durar hasta fin de año.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala