Actualizado hace: 1 hora 5 minutos
Iván Falconí Delgado
El principio de pareto

El principio de Pareto, conocido como la regla 80-20, se deriva de la investigación empírica del economista y sociólogo Vilfredo Pareto al observar en su huerto que el 80% de la cosecha de alverja provenía del 20% de sus plantas.

Domingo 24 Diciembre 2017 | 04:00

Lo mismo observó al realizar investigación sobre la distribución de la renta a finales del siglo XIX, en él demostraba que del 80% de los campos en Italia, eran propietarios el 20% de la población.

En realidad, la regla empírica se deriva de la distribución de probabilidad que lleva su nombre, la cual es del tipo de distribuciones que siguen las leyes de los exponentes que modelizan eventos que no están distribuidos uniformemente. Por ejemplo: la distribución normal es una distribución que modelizan eventos uniformes para variables como altura, peso, etc. Distribuciones como la de Pareto tienen las colas más pesadas (recuerde que la distribución normal tiene colas que no son pesadas). 
Esto implica que las primeras hay más probabilidad concentradas en ellas. Esto significa que es más probable encontrar valores extremos en ese tipo de distribuciones que en una distribución que no tenga colas pesadas.
¿Por qué es interesante el principio 80-20?. Haga la prueba con las ventas y observará que aproximadamente el 80% son facturadas por el 20% de sus clientes o el 20% de sus productos.
En control de calidad se estima que alrededor del 80% de defectos son atribuibles al 20% de las causas. En el desarrollo de proyectos, el 80% de los primeros avances se lleva a cabo con el 20% del esfuerzo inicial. Es muy probable que cuando realice los cálculos no se cumpla a raja tabla el principio 80-20. A lo mejor se cumple 70-30 u 85-15.
¿Qué implicaciones tiene  esto? En el caso de las ventas implica que hay que concentrar esfuerzos en aquellos clientes que representan el 80% de las ventas. Por otro lado, para no depender de ese 20%, se intentaría espionar para que ese 80-20 se convierta preferiblemente en un 70-30 o 65-35, así no se afectaría tanto las ventas si algunos de esos clientes que conforman el 20% dejan de comprar. De igual forma con el 20% de productos que generan el 80% de ingresos, intentaría desarrollar otro producto para no ser vulnerable ante cualquier evento que afecte al producto y al nivel de ingresos. Esto es por el lado positivo.
El análisis de Pareto es un enfoque que separa los “Pocos vitales” de los “muchos triviales”, al buscar las causas principales de los problemas y establecer la prioridad de las soluciones. La regla 80-20 implica que existen situaciones sin relativa importancia frente a solo unos pocos de mayor relevancia. Entonces, si conocemos estas características en los datos, nos 
podemos concentrar en los objetos de mayor importancia porque ellos tendrán mayor impacto en el desempeño. A este  20% habría que dirigir los esfuerzos de solución.
Así como una moneda tiene 2 caras, el principio 80-20 indica que como el 80% de los efectos son atribuibles al 20% de las causas, eso significa que el restante 20% son atribuibles al 80% de las causas. ¿Qué implicaciones tiene esto?. Esto último dependerá de las circunstancias muy particulares y quedará en la imaginación e iniciativa del lector.   
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: