Actualizado hace: 15 minutos
Chone
Se cansó de robar y de las drogas

Luego de haber estado en 20 clínicas de recuperación, Nery Zambrano Loor decidió enderezar su vida y caminar por la senda del bien.

Sábado 23 Diciembre 2017 | 11:00

 Comenta que el 7 de enero del 2018 cumplirá recién un año de recuperación, pero para él es una victoria que gana con la ayuda de Dios, ya que vive en abstinencia y alejado de los vicios que destrozaron su vida por muchísimos años, debido a que su obsesión por el consumo de drogas lo hizo caer cada vez que decía ya no consumiré más.

Afirma que en el mundo de adicción por el que anduvo cometió muchos errores y horrores que lo llevaron a convertirse en un delincuente, debido a que robó y estuvo preso por varias ocasiones, ya que delinquía para saciar sus ganas de consumir.
Nery Zambrano manifestó que perdió la vergüenza y los buenos modales que aprendió en su humilde hogar. 
 
Dominado. Mencionó que no solo las drogas lo dominaron sino que también lo hizo el alcohol, y a raíz de eso anduvo durmiendo en las calles a pesar que tenía un hogar, pero como vivía en su adicción nada ni nadie le importaba, a pesar que sabía que su familia se preocupaba por él.
“Siempre me catalogaron como una mala persona, pero no lo era, es solo que las drogas me tenían dominado y no me dejaban mirar hacia adelante, cosa que ahora hago 
con la ayuda de Dios”, precisó.
 
Conflictos. Nery toma respiración e indica que una de las razones que lo llevaron al consumo de drogas fueron los problemas internos que tenía en su familia, y de paso la separación de sus padres, que lo hizo creer que a nadie le importaba su vida, cosa que ahora acepta que no fue así.
Zambrano indicó que decidió darse una oportunidad en la clínica de recuperación Corazón de Jesús, donde le abrieron las puertas para que luego de mucho ir y venir comenzara a cambiar su vida, y dice sentirse agradecido porque ahora es parte del cuerpo clínico de dicho centro de recuperación. 
Recuerda que a los 22 años comenzó a consumir drogas y lamenta muchas cosas malas que en su vida hizo y por eso se ha propuesto ganarse la confianza de su familia, la cual perdió en los 20 internamientos clínicos que ha tendido en su vida.
“Mi madre siempre ha sido un pilar fundamental en mi recuperación, me siento bien donde estoy y me he dado cuenta que un adicto cura a otro adicto, por eso sigo compartiendo mi vida con quienes llegan a este lugar para que cambien como yo lo hice”, recalcó Zambrano.
 
firme. Señala que hace casi un año se sentía devastado a causa del desenfreno que llevó, es así que recalca que por sus propios pasos llegó hasta la clínica donde ahora labora, y allí pidió ayuda y gracias a Dios no se la negaron.
“Una de mis metas que tengo es poder ganarme la confianza de mi familia, ya que por mi culpa la perdí, y otra es ser responsable con mis cuatro hijos debido a que ellos no están conmigo. Sé que con constancia y con la ayuda de otros adictos en recuperación lo haré”, precisó. 
Indicó que la recuperación permite vivir en tranquilidad y darse cuenta de los daños que se causa cuando se tiene el cerebro corroído por la drogadicción, pero ahora dice ser un hombre nuevo y lo demostrará de a poco con sus acciones.
 
Conjunto. Nery Afirmó que tanto la Navidad como el año nuevo son fechas duras para él y para otros adictos, por eso ha decidido pasar las fiestas en la clínica en compañía de los internos porque allí nada malo pasará, “además se dan fuerza en conjunto para vencer los problemas”, citó Zambrano.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala