Actualizado hace: 2 horas 28 minutos
Manta
Rituales de sanación

Los secretos de la medicina natural y ancestral llegaron durante este mes a Manta.

Miércoles 20 Diciembre 2017 | 04:00

 La fuerza y sanación que brinda la madre naturaleza, a través de los conocimientos ancestrales heredados por Nicanor Calazacón, de la etnia tsáchila, están a disposición de los mantenses que crean en este poder natural.

Nicanor Calazacón es un miembro de la comunidad tsáchila que realiza la limpieza espiritual mediante el uso de hierbas medicinales con las que cura el espanto y saca las energías negativas de quienes recurren a él.
Este trabajo o limpia, como lo llaman, cuesta 70 dólares y se realiza en dos sesiones, explicó. 
Quienes estén interesados en contactarlo pueden llamar al 0990804853.
Los tsáchilas están repartidos en varias comunidades:  Chigüilpe, Congoma, El Bua, Naranjo, El Poste,  Peripa, Tahuasa y Otongo.
 
Quiénes son. Los chamanes tsáchilas son curanderos conocidos y respetados. Ellos usan plantas nativas (algunas de estas alucinógenas) así como prácticas chamánicas.
El saber chamánico cumple un importante papel en la construcción del misticismo del pueblo tsáchila, pero es importante diferenciar el chamanismo de la herbolaria, otra actividad que es muy conocida y practicada casi por todos los tsáchilas, y que generalmente es confundida con el chamanismo, explicó María Calazacón, descendiente del gran maestro Abraham Calazacón.
Ella señaló que en el dialecto tsáfiqui se denomina poné al chamán, quien es la persona portadora de conocimiento y de poder ancestral. 

Rituales y sus símbolos. Los curanderos tsáchilas se cuentan entre los más famosos y reconocidos de todo el país.  
Muchos recorren varias ciudades ecuatorianas para compartir y poner en práctica sus conocimientos. 
En sus rituales,  los curanderos tsáchilas hacen uso de diferentes símbolos, como piedras, amuletos, figuras religiosas y en especial hierbas que solo ellos conocen. 
Todos estos elementos adornan el lugar donde realizan las limpiezas.
Para que un aspirante se convierta en un poné o chamán debe ser hijo, nieto o pariente cercano del gran poné. Entre los requisitos que debe cumplir principalmente destaca permanecer junto al gran chamán aprendiendo los secretos de su etnia para poder curar con acierto. 
Este aspirante a chamán debe demostrar que lleva una vida pura, que no ha contaminado su cuerpo con relaciones sexuales y que se ha concentrado en seguir los ejemplos de su maestro. 
Calazacón dijo que también existen mujeres poné.
Ellas también aprenden el secreto de las diferentes hierbas de la naturaleza y los rituales.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala