Actualizado hace: 59 días 11 horas 25 minutos
Manta
Fueron más de 15 puñaladas

Kasandra Villamar llegó a Manta cuando tenía 25 años de edad y en una maleta trajo la corona que había ganado como virreina transexual en Quevedo.

Miércoles 12 Julio 2017 | 04:00

Su primera amiga fue Fergie Chantal Catagua. Vivieron en la misma casa durante 15 años, en el barrio 5 de Junio. 

Hace 10 años decidió independizarse para emprender un negocio propio en el centro de Manta como florista. En su local realizaba arreglos florales para matrimonios y quinceañeras. Los fines de semana se dedicaba a ofrecer servicios de banquete para fiestas en barrios y urbanizaciones privadas.
Hoy Kasandra, de 50 años, se debate entre la vida y la muerte en el hospital Rafael Rodríguez, tras recibir más de 15 puñaladas en su local. 
Sus amigos del colectivo de Gais, Lesbianas, Bisexuales, Transgéneros e Intersex (GLBTI) rechazan este acto de violencia. 
Catagua cree que a la víctima intentaron asesinarla posiblemente por una transfobia (discriminación a los transexuales). 
“Mi teoría se basa en que no solo fue atacada en la cabeza, cuello y pecho, sino que le cortaron varias partes de su rostro para intentar desfigurarla”, expresó.
Agregó que Kasandra trabaja sin hacerle daño a nadie. 
Kasandra aún permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos y su condición sigue siendo delicada. 
El doctor Víctor Cevallos, subdirector clínico del hospital de Manta, manifestó que la víctima ya no depende de un aparato para respirar, sin embargo su estado de salud es crítico. 
Sin denuncia. Emilio Villamar, hermano de Kasandra, indicó que la víctima recibió 15 puñaladas, pero tres heridas han complicado su recuperación: una en la cabeza, otra en el cuello y la última en el pecho, que afectó uno de los pulmones. 
Villamar dijo que no van a presentar la denuncia en la Policía porque lo han dejado todo en manos de Dios. 
Por eso, los miembros del colectivo GLBTI acudieron ayer en la mañana a una gruta del hospital a orar por su estado de salud. 
Rezaron el Padrenuestro y pidieron por su recuperación. Uno de ellos fue Leonardo Ávila, representante de un colectivo gay de Jaramijó. Él considera el atentado como un hecho repudiable. “Vamos a hacer un proyecto para presentarlo a la Asamblea y plantear que el término transfemicidio sea incorporado en el Código Orgánico Integral Penal. La idea es que los intentos de asesinato y crímenes de transexuales sean sancionados con la máxima pena”, expresó.
El atentado contra Kasandra ocurrió el lunes dentro de su florería, ubicada en la calle 11 y avenida 13. 
La Fiscalía y un equipo de policías de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida y Muertes Violentas  (Dinased) investigan. Ambas entidades presumen que el intento de asesinato podría deberse a problemas sentimentales.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más noticias