Actualizado hace: 5 horas 35 minutos
Dos cantones aún esperan usar agua del acueducto

Solo uno de tres cantones beneficiados aprovecha el agua del acueducto que va de la represa La Esperanza hasta donde se proyecta construir la Refinería del Pacífico (RDP).

Domingo 09 Julio 2017 | 04:00

La millonaria obra hidráulica, contratada por la empresa pública RDP con Odebrecht, costó más de 272 millones de dólares y conduce agua cruda por 93 kilómetros de tubería.

Su principal objetivo es suministrar agua al complejo refinador que aún está en proyecto y que busca financiamiento, pero colateralmente se ofreció parte del  líquido para tratamiento de Manta, Montecristi y Jaramijó.
Para esto, RDP desarrolló la construcción de líneas de conducción hacia esas jurisdicciones por unos de 5,7 millones de dólares. Cada municipio se hizo cargo de sus respectivas potabilizadoras.
De los tres, solo Manta ya usa el agua, mientras Montecristi está culminando la planta y Jaramijó hace poco empezó a construir la suya.
Mientras tanto, las quejas de la población pidiendo el líquido vital se mantienen.
   
Pruebas. En las faldas del cerro Montecristi, en el lugar llamado El Centinela, salpicados por una fría y constante llovizna, los obreros apuran los trabajos. El municipio de ese cantón construye allí con recursos propios una planta que procesará el líquido del acueducto.
Hugo Mero, jefe del departamento municipal de agua potable, explica que por primera vez tendrán suministro propio. Históricamente han dependido del agua que trae la empresa de Manta desde Santa Ana. “Por diversas razones es un servicio muy irregular y que no lo controlamos”, explica Mero al señalar que en algunos sitios de la ciudad entregan agua tres veces por semana, y en otros en mayores lapsos. 
“Con la nueva planta esperamos llegar un flujo permanente”.
El alcalde Ricardo Quijije señala que a fines de mes esperan tener las obras terminadas e iniciar las pruebas con las que abastecerán la red existente de tuberías que alcanza el 70 por ciento de la población.
 
Quejas. En pleno centro de Montecristi, tener agua constante es el anhelo de Flor Mero. Cuenta que aunque está conectada a las tuberías y hasta tiene medidor, recibe el líquido con suerte cada dos semanas. “Nos toca depender de los tanqueros”, cuestiona.
Su vecina, Agueda Arteaga, tiene cisterna en casa, pero señala que no se le llena ni hasta la mitad. “Cuando llega es poquitito lo que nos dan”, critica.
 
Empezando. Para suplir la necesidad del agua potable de Jaramijó se necesitan unos 3.500 metros cúbicos al día para la población y unos 4 mil para la industria, en total 7.500 en los cálculos de Patricio Cevallos, director de Agua Potable del  cantón.
Explica que mediante el sistema actual -que depende de la Empresa Pública Aguas de Manta (EPAM)-  están recibiendo entre 500 y 800 metros cúbicos al día.
Para aliviar este déficit el municipio usará el agua del acueducto para procesarla en la planta ubicada en el sitio El Duende, a seis kilómetros de la urbe. 
A un costo de más de 2 millones, Cevallos destaca que la obra les permitirá asegurar un suministro permanente y propio. 
“Claro que nos ayuda el acueducto, pensar en un ducto propio desde El Ceibal (Rocafuerte) sería muy costoso”, observó.
Este cantón fue beneficiado porque la planta, que estaría a fines de año, fue financiada por el Banco de Desarrollo con un 80 por ciento del monto no reembolsable. Además RDP construyó la tubería desde la planta hasta la población.
En Jaramijó esperan que el servicio mejore. 
Mariuxi Castro vive en el barrio San Rafael y cuenta que en su casa gracias a tener cisterna no padecen tanto como en otros sectores. Igual señala que pasan hasta 15 días sin que les llegue el líquido.
   
Aumento. “Entrada de agua cruda La Esperanza”, dice el letrero ubicado frente a los grandes ductos metálicos. Más de 70 kilómetros por el centro de la provincia ha recorrido el agua para llegar desde la represa hasta la planta El Colorado, administrada por la EPAM.
José Espinoza Macías, gerente de esta entidad, explica que esta infraestructura ha tenido un aumento de producción que se consolidó gracias al líquido que reciben de RDP y que usan desde marzo. 
Señala que la planta tenía en el 2014 una producción de unos 6 mil metros cúbicos diarios y tras potenciarla lograron llegar a casi 18 mil. Tras la conexión con el acueducto y una inversión de unos 150 mil dólares han logrado una producción diaria de alrededor de 25 mil metros cúbicos.
Con eso, más lo que Manta recibe de la planta El Ceibal, ese cantón tiene unos 65 mil metros cúbicos diarios, un valor que aún están por debajo de lo requerido. 
“Necesitamos llegar a entre 90 mil y 100 mil metros cúbicos al día”, explica el funcionario al resaltar que ya tienen en proyecto una tercera planta que cubriría el déficit.
 
Calidad. La parroquia mantense Eloy Alfaro es una de las principales beneficiarias de la planta El Colorado, se estima que más de 60 mil habitantes hay allí. Mercedes Vélez ha vivido por once años en este sector, cerca de la vía Interbarrial.
Cuenta que hace años atrás el servicio era deficiente y recibían el líquido una vez a la semana. Ahora cuenta que tienen agua básicamente a diario, pero reniega de la calidad. 
“Lleva como un mes que sale amarilla, no es agua buena y huele feo”, se quejó la ciudadana que pidió que se revise la calidad del agua.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala