Actualizado hace: 27 minutos
La Maná
Adiós para “Tico Tico” y “Bicho”

mbos anhelaban llegar hasta La Maná (Cotopaxi), sin embargo la muerte los sorprendió en el camino. Diego Véliz (28) y Javier Reyes (26) son dos de las tres víctimas de un accidente de tránsito ocurrido pasadas las 14h00 del lunes, en el kilómetro 19 del cantón Naranjal (Guayas), cerca de la reserva de Churute. Los cuerpos de los lamanenses llegaron a las 3h00 del martes desde Naranjal. El cadáver de Diego Véliz, a quien cariñosamente sus familiares le decían “Tico Tico”, fue llevado hasta su casa, ubicada en la calle Pujilí; mientras que el de Javier Reyes, conocido como “Bicho”, hasta la parroquia El Carmen. >viaje. Cerca de las 19h00 del domingo, Diego y Javier emprendieron un largo viaje en un camión desde La Maná hasta Machala (El Oro), donde entregaron madera. Luego de cumplir con el pedido, emprendieron el retorno a su ciudad natal, pero el accidente les impidió volver a encontrarse con sus familiares. “No sabemos qué fue lo que pasó. Mi sobrino (Diego Véliz) iba dormido en la litera del camión, mientras que su amigo conducía. De pronto, al parecer por una mala maniobra, el cansancio u otra razón, el chofer pierde el equilibrio del carro, se dan dos vueltas de campana y se chocan contra otro vehículo, muriendo los dos”, contó Luis Véliz, tío de “Tico Tico”, quien en un inicio creía que su familiar había resultado ileso del accidente. “Otro de mis sobrinos, Edgar Véliz, quien venía en la misma ruta conduciendo un tráiler, se percata del accidente y nos informa del hecho. El cuerpo de Diego no aparecía, por eso pensó que se había salvado, pero luego de levantar el carro se encontró su cadáver cubierto con una manta, estaba en la litera del camión”, contó el tío, asegurando que Diego era un hombre carismático y muy alegre. Su cuerpo será trasladado hoy en la mañana hasta la parroquia Nueva Unión de Valencia, donde será sepultado. “Estamos esperando la llegada de su madre desde Madrid (España) para sepultarlo; Diego era el mayor de dos hermanos”, indicó Véliz. >TENÍA PROYECTOS. “No sé cómo vamos a hacer para no extrañarlo”, decían familiares de Javier Reyes. El hombre de 26 años tenía planes de ponerse un negocio propio. Desde hace más de diez años era chofer, y hace dos trabajaba junto con Diego. “Ambos conducían, ellos se turnaban para manejar el carro: mientras el uno descansaba, el otro conducía”, comentó George Reyes. “Bicho” era padre de un menor de tres años. Hoy será sepultado en Valencia.

Miércoles 05 Julio 2017 | 11:17

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala