Actualizado hace: 1 hora 29 minutos
Ellas dejaron todo por ser policías municipales
Cindy y Ruth hablaron con El Diario.

Pese a que cursaba el tercer año de enfermería en la universidad, Cindy Mero prefirió dejar su carrera para ser policía municipal.

Viernes 30 Junio 2017 | 03:00

Ella lleva tres años labo­rando y afirma que los gas­tos que le representaban viajar todos los días a Man­ta, donde estudiaba, fue uno de los motivos para escoger este trabajo de vi­gilancia y seguridad. 

Hasta ahora no se arre­piente y se siente orgullo­sa. “Me gusta lo que hago”, comenta Cindy, quien no se salva de los piropos y halagos que le lanzan ciertos hombres mientras recorre los pasillos de la zona comercial en la calle Alajuela, donde se encarga de poner el orden. 
Cindy afirma que no es fá­cil llegar a todos los comer­ciantes, pero hasta ahora no ha tenido problemas con ellos. 
Pero mantener el orden no ha sido lo más complicado, pues recuerda que cuando tenía dos semanas en la institución le tocó enfren­tarse a un hombre que le robó a una chica en la ca­lle. 
“Yo salí corriendo solita. Cuando llegaron los com­pañeros, yo ya lo tenía en el piso”, relata. Esa experiencia, asegura, no la olvidará. 
Cindy es soltera y tiene 23 años, y dice estar prepa­rada para cualquier suce­so que se le presente en las calles, pues confiesa que practicar taekwondo le ayudó a ser parte de la institución. “Si me toca en­frentar algo, yo lo hago”, sostiene. 
AUDITORA. Hace dos años Ruth Onofre también dejó su trabajo como audi­tora para ser policía mu­nicipal, pues afirma que le atraía esta profesión y tuvo la oportunidad de in­gresar. 
Ruth es de Santa Ana y todos los días viaja para laborar en la terminal te­rrestre, donde indica que también ha colaborado con miembros de la Policía Nacional cuando han exis­tido robos. 
La agente, de 28 años, es madre soltera de un me­nor de edad, por quien dice que se esfuerza cada día. 
Por su belleza también se roba el suspiro y los elo­gios de ciertos hombres, que señala que los reci­be con agrado, siempre y cuando sean con respeto. 
Ellas son dos de las cinco policías munici­pales que hay en Portoviejo. 79 son hombres. 
Freddy Quichim­bo, quien está a cargo de la direc­ción de Seguridad y Policía Municipal, detalla que las mu­jeres realizan las mismas labores que los hombres en este trabajo: mantener el orden en los espacios pú­blicos. “El trabajo de la mujer policía ha sido integral, nosotros le da­mos todo el apoyo”, explica. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala