Actualizado hace: 8 horas 25 minutos
Aldo Vásquez
Manabí y el manabitismo

Manabí, tierra de historias y de leyenda; de hombres y mujeres forjados por el esfuerzo del trabajo diario; siempre acompañado de la natural calidez y simpatía de sus habitantes, que hermanan fraternalmente a quienes nos visitan.

Jueves 29 Junio 2017 | 04:00

19560 km2 de territorio y 300 km., de borde costero; no solo reúnen una trascendental capacidad productiva, para el país, sino que anclada a esa intangible condición humana, nos impulsa a realizar más de lo que parecería sea posible. Esta provincia emerge como fuente permanente de producción agrícola, pecuaria, acuacultura y pesca, con importante impacto en la economía nacional.
La agricultura es la principal actividad productiva de la provincia. 1’200.000 Has. de suelo productivo, nos permite ser líderes nacionales en el cultivo de maíz, cacao, café, cebolla, plátano; además de destacarnos como la principal provincia en la cría de ganado vacuno.
La infraestructura que impulsa el eficiente uso de los suelos productivos, tiene serias deficiencias; por ejemplo, la cobertura bajo riego de la provincia es de 25 mil Has., de las cuales se aprovechan menos del 40%.
La provincia cuenta con sectores productivos que tienen gran impacto en nuestra economía como son: el cluster atunero, el turismo y el amplio sector comercial, en pleno desarrollo por toda la provincia.
En la búsqueda permanente de mejores condiciones de vida de la población manabita; la identidad que nos representa en cualquier sitio, tanto en el país como fuera de ellos, resulta trascendental; de allí que el significado de “Manabitismo”, se toma de la mano principalmente en el amor a la tierra, y el afecto que entre nosotros surge por compartir el mismo suelo, disfrutar los mismos ríos, contemplar la campiña hasta el horizonte, parafraseando historias comunes, fantásticas leyendas que trasladan vivencias de tres o cuatro generaciones, con lazos indelebles e indestructibles, que superan barreras del tiempo y la distancia.
Una cultura que incluye la afición permanente, por sabores a leña y recuerdos, que parecen sazonados de sentimientos, y han hecho de la gastronomía manabita la más apetecida en todo el país, por lo que debe ser promocionada a nivel internacional. 
El “Manabitismo” implica cohesión en la conquista de los grandes objetivos de la provincia; sus luchas por el agua, el puerto, y en los últimos tiempos en la consulta por La Manga del Cura. 
Manabí, es más un diamante por pulir, que una joya bien tallada. Tenemos mucho por hacer.
Es momento de una corta pausa en el camino, para reconfirmar hacia dónde queremos ir a partir de ahora. Manabí, siempre marcha unido, desde el recuerdo ancestral del que heredamos la razón de ser luchadores incansables, dignos para sembrar sueños, trabajar ilusiones y cosechar el verdadero buen vivir que nos merecemos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: