Actualizado hace: 9 horas 32 minutos
Solo 2 de 7 megaobras están en pleno uso

De las siete más grandes y costosas obras construidas en la historia de Manabí, solo dos cumplen totalmente su cometido.

Domingo 25 Junio 2017 | 04:00

Su cronología se recoge en más de dos décadas, el costo final de cada una supera los 100 millones de dólares y se complementan con otras grandes obras realizadas años atrás.

Comparando costos finales los proyectos vinculados con la Refinería del Pacífico (RDP) son los dos más caros de toda la historia y están diseñados para un proyecto hidrocarburífero que aún no existe y que busca financiamiento.
Sumados, la preparación del terreno y el acueducto La Esperanza-El Aromo, alcanzaron los $563 millones, el equivalente a más de cinco veces el puente entre Bahía de Caráquez y San Vicente.
Se buscó sin éxito una entrevista con voceros de la RDP, pero información del portal de compras públicas muestra los contratos adicionales y órdenes de trabajo que tuvieron estos proyectos.
>Chone. En ese cantón se ubica lo que sería hasta ahora la tercera más grande obra de la provincia.
Por $165 millones se levantó la represa Río Grande y el canal de San Antonio, así como obras productivas, de compensación, vialidad y otras. Al proyecto multipropósito Chone le quedan pendientes componentes como el sistema de agua potable para Chone y su sistema de riego.
Santiago Vera, expresidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Manabí, cuestiona que el proyecto debe ser completado en su totalidad. “Toda la infraestructura que se hizo está subutilizada si no se empiezan las otras fases, actualmente sólo sirven para retener el agua”, señaló.
Roberto Dávila, coordinador de la Empresa Pública del Agua (EPA) en Manabí, señaló que se trata de un proyecto realizado por fases.
Destacó que sólo con el componente de la represa este año se evitaron importantes inundaciones. “Más de 40 millones de metros cúbicos de agua se captaron con la presa. Sin ella el río hubiera inundado Chone”, explicó el funcionario, quien destacó obras en la zona de influencia como vías, puentes, reasentamiento, una Unidad Educativa del Milenio y otras.
>Sin información.  Las represas Poza Honda y La Esperanza cambiaron la historia de Manabí al permitir contener el agua y evitar la escasez en la época seca.
Poza Honda se terminó en 1971 y costó más de 170 millones de sucres; La Esperanza se la inauguró en 1995 y superó los 80 millones de dólares.
Las represas se conectan junto a la Daule-Peripa para permitir abastecimiento de una a la otra. La fase II de este sistema de trasvases se contrató por $139 millones, pero no fue posible confirmar su costo final.
Jaime Pico, subsecretario de Senagua en Manabí, informó que se trata de proyectos que fueron construidos hace décadas por el extinto Centro de Rehabilitación de Manabí (CRM) y sobre los que no se encuentra información disponible actualmente, aunque se la  buscó.
>Carrizal. Pico sí proporcionó información sobre la fase II del sistema de riego Carrizal-Chone, que se contrató inicialmente en $102 millones y terminó en alrededor de $127 millones.
Señaló que esta obra ya fue entregada al Gobierno Provincial de Manabí (GPM), pero que quedaron temas pendientes como el funcionamiento del sistema electrónico de operación.
Entre las dos fases de este sistema de riego suman una inversión de más de 252 millones de dólares.
Joab López, responsable de riego y drenaje del GPM, explicó que de las 13 mil hectáreas proyectadas solo se alcanzó a regar hasta 8 mil debido al crecimiento de la frontera urbana sobre áreas inicialmente destinadas a riego, así como la parcelación de las propiedades.
Luego del terremoto del 16A, recordó, el sistema tuvo graves daños que se estima costarán 15,8 millones en reparaciones y con  obras que durarían 12 meses. Desde el movimiento telúrico el sistema está parado.
“Se ha entregado el proyecto al Comité de Reconstrucción para que sea financiado”, explicó.
>Puente. El gigantesco viaducto que une a San Vicente y Bahía de Caráquez es la séptima obra más grande construida en la provincia.
Aun con el terremoto de 7,8 grados y su cercanía al epicentro, la obra no fue afectada y de hecho fue estratégica para llegar con ayuda a las zonas más afectadas.
Así lo destaca Carlos Molina, subsecretario (e) del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, quien resalta que es una obra emblemática para los manabitas y que está en pleno uso. Para su moderno sistema de aisladores sísmicos, actualmente se prepara una intervención.
>Criterios.  Para el decano de la Facultad de Matemáticas, Físicas y Químicas de la Universidad Técnica de Manabí (UTM), Carlos Villacreses, la provincia ha tenido un gran avance en la construcción de infraestructuras. 
Opina que es urgente que la sociedad trabaje para aprovechar al máximo lo que tenemos, ajustando su modelo productivo para sacar el mejor de los réditos. “Las obras están, sean o no incompletas, pero están para ser aprovechadas para el progreso de la provincia”, dijo. 
Bolívar Ávila, ingeniero vinculado a varios grandes proyectos provinciales, dijo que es necesario que se concluyan las obras en todas sus fases, tal como fueron diseñadas. 
“El desarrollo de la provincia depende de estas grandes obras”, destacó.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala