Actualizado hace: 13 horas 57 minutos
MANTA
Se cuidan entre ellos

la inseguridad amenaza a los vecinos de la ciudadela del artesano.

Domingo 25 Junio 2017 | 04:00

La inseguridad se adueña de la ciudadela del Artesano, por lo que los moradores han decidido cuidarse  a través de brigadas de seguridad.
El último robo ocurrió hace  11 días en una vivienda. 
La víctima fue Francisco Vargas, quien contó que  salió con su familia a las 18h00  al centro de Manta; cuando retornó, a las 21h30, se encontró con las ventanas abiertas. 
“Se me llevaron un televisor plasma, una filmadora Sony y cinco dólares en monedas que estaban guardados para los gastos del siguiente día”, dijo. 
Vargas manifestó que para evitar que le vuelvan a robar está haciendo protecciones de  hierro.
Para aquello prestó dinero a un amigo. Su yerno le está  haciendo las rejas para las ventanas y para las puertas exteriores.
Él pide que la Policía realice más rondas y control en el lugar, ya que hay muchos extraños que  entran y salen en carros y motocicletas.  
 
> Más víctimas.  Jenny Vélez  dijo que  el sector tiene pocos habitantes y las casas están distantes una de la otra. Los delincuentes no solo roban en las casas que quedan solas, sino que lo hacen en las vías solitarias por donde caminan estudiantes y los vecinos que  trabajan en las fábricas y otras  empresas.
Ella manifestó que hace un mes le rompieron la puerta de la cocina que da al patio y se le llevaron  900 dólares en productos de belleza que tenía para vender, dos loras,  las compras de la semana, mochilas de sus hijas, licuadora y otras pertenencias.  Solo le dejaron el  televisor antiguo que tiene. Vélez selló la puerta trasera. 
Agregó que las brigadas de seguridad se han integrado por sector. Los miembros salen por las noches, por eso piden el respaldo policial las 24 horas del día.
Para ir al sector hay que ingresar por la urbanización Belo Horizonte, en la vía  Circunvalación.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala