Actualizado hace: 10 minutos
Nuestros ríos
Nuestros ríos
Por: Boris Zambrano Cabrera

Viernes 20 Enero 2017 | 04:00

Todas las ciudades del mundo se han desarrollado cerca ríos o en sus desembocaduras, ya que el agua es vital para la subsistencia de las comunidades.

Nuestros pueblos antiguos también lo hicieron. En donde no había ríos o esteros, los valdivianos iniciaron la construcción de albarradas en zonas como la península de Santa Elena, tecnología hidráulica que se extendió a otras culturas. Los manteños aprovecharon la niebla en las cimas de las montañas de la costa para cosechar agua, y, hay cientos de ejemplos más. Ellos cuidaban y amaban el agua, fuente de vida.

Nosotros no lo estamos haciendo. Descargamos a nuestros ríos aguas servidas, basura, animales muertos y cientos de cosas más. Y luego nos quejamos, reclamamos a las autoridades, pero olvidamos nuestra responsabilidad que es cuidar ese recurso vital. Desde hace mucho tiempo, gracias a la bondad de los directivos de El Diario hemos escrito sobre este tema y casi nadie toma asunto, ahora sí, me refiero a las autoridades, especialmente a los alcaldes que deben asumir esta cuestión prioritaria como ordena la Constitución.
Dos ríos importantes de Manabí, en cuanto a población y extensión de sus cuencas hidrográficas, son el Portoviejo y el Chone. En el primero ya se ha iniciado el dragado correspondiente que durará dos años, pero que recibe descargas de aguas servidas sin que se solucione el problema. En el segundo, se hicieron varios desazolves que no fueron técnicamente realizados y que, desde nuestra opinión, no sirvieron para nada. Para ilustrar lo que digo menciono que cuando llegué a vivir el Vergel (1992) el río Chone tenía una profundidad de unos cuatro metros (en la pata sur del puente hay una regleta de medición). Hace unos dos años se desazolvó el río y lo dejaron a nivel de la regleta mencionada. Eso costó varios millones de dolores o dólares, pero no se solucionó nada. Hoy, la mencionada regleta está enterrada un poco más de un metro.
Lo que más me preocupa es la escasa vida acuática. Hace pocos años podíamos disfrutar de pancoras, camarones, peces variados y conchas. Nuestros ríos están muertos y parece que a nadie le importa. Las investigaciones biológicas en nuestras cuencas hidrográficas son pocas y en la mayoría de los casos nunca se publican. Siempre que demostramos que las aguas están contaminadas, insalubres, las autoridades mueven sus aparatos publicitarios para ocultar la verdad. Entonces nos tildan de locos o ecologistas infantiles.
No sé qué más puedo escribir. Duele saber lo que pasa en nuestros ríos. Espero a usted le importe. Desde su posición puede hacer mucho como tomar muestras de agua para analizar en laboratorios su composición química y biológica, hacer videos o tomar fotografías sobre el estado de los ríos para publicar en las redes sociales a fin de que tomemos conciencia del problema. A nadie le importa selfies sobre su peinado, uñas o cervezas que se toma en una playa. Es hora de asuntos vitales porque ni el agua embotellada es segura.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: