Actualizado hace: 18 horas 47 minutos
El talento de "Alca": No tiene piernas, pero practica surf y skate

La falta de sus extremidades inferiores no le ha impedido a Alca Mendoza desarrollar otras habilidades.

Martes 17 Enero 2017 | 08:00

Alca Mendoza  dice que a sus 23 años aún tiene mucho camino por recorrer, pese a que no cuenta con sus piernas.

Ese camino lo hace a bordo de su patineta, que domina con destreza. Prefiere este medio para transportarse de un lugar a otro, en vez de una silla de ruedas, por comodidad y porque así no depende de nadie para movilizarse. 
Este venezolano llegó hace más de un mes a Manta y no tiene fecha de partida.
A diferencia de muchos de sus compatriotas que salen de su país por la difícil situación económica, él lo hizo con el fin de inspirar a otras personas a través de su mensaje de lucha y perseverancia, asegura. 
Alca señala que no conoce la palabra límites, ya que es capaz de hacer cosas que las personas “completas ni siquiera intentan. Los límites se los pone uno mismo”.
Alca, que es la unión de su nombre (Alfonso) y la palabra caminos, menciona que desde que se aceptó a sí mismo no ha habido un día que se haya lamentado por haber nacido con esta condición (agenesia femoral). “Doy gracias a Dios por haber nacido así, porque sino no hubiera descubierto mis habilidades”, agrega.
Practica skate y surf, es diseñador gráfico y además es cantante de hip hop. Recientemente estrenó su tercer tema.
Pero las cosas no siempre fueron como en la actualidad. Sus padres lo abandonaron cuando tenía 9 años y fue criado por su abuela materna, a quien le prometió salir adelante y no decaer ante nada. Alca manifiesta que día a día lucha por no romper esa promesa. “Una noche mi abuela conversó conmigo; me pidió que nunca dejara de estudiar y superarme. Al día siguiente, ella murió. Lo que soy es 40 % por mí y el otro 60 % por ella, y sé que donde se encuentre está muy orgullosa”, expresa.
A sus 16 años, cuenta, recién comprendió que lo ocurre en la vida es por algo. Menciona que antes de eso no salía de su cuarto, vivía lamentándose y preguntándose por qué él no tenía piernas.
“Quería salir, tener amigos, tener novias como los chicos de mi edad, pero luego comprendí que si no me aceptaba yo mismo nadie lo iba a hacer; que si yo no me quería, nadie me iba a querer. Si Dios me mandó así es porque tengo un propósito”, dice. 
Fue entonces que su vida dio un giro total, y de ser un joven incapacitado de hacer muchas cosas se convirtió en el portador de un mensaje de superación y perseverancia.
Gracias a esas ganas de inspirar a otras personas a superarse ante cualquier adversidad, se convirtió en conferencista motivacional. Dicta charlas a estudiantes, a empresas o grupos de personas que quieran escuchar su historia. 
Su mensaje es claro: “Los límites solo existen en nuestra mente”.
En su país protagonizó un documental que fue exhibido en varios países. El cortometraje que cuenta su vida y lo que hace se denomina “El plan de Dios”.
Un reto. Alca añade que su reto diario es salir a las calles y que las personas lo vean, lo señalen o incluso le pregunten qué le pasó. “No me molesta, pero me incomoda cuando un niño le pregunta a su padre qué me pasó, y este le dice ‘anda pregúntale’. Es una falta de respeto”, explica.
Tampoco le gusta generar lástima. Asegura que nunca ha pedido limosna, y que para conseguir su propio dinero trabaja. 
Alca menciona que en el plano sentimental ha tenido algunas experiencias. Ha tenido varias novias que, si las cuenta con los dedos, no le alcanzan, bromea.
Lamenta que en varias ocasiones no haya podido continuar sus romances por culpa de las familias de ellas. “Me pasó más de una vez que llegaron a decir que me convertiría en una carga para ellas, cuando no es así, yo soy capaz de valerme por mí mismo y de hacer feliz a otra persona”, añade.
Proyectos. En Manta vive con una familia que lo ha acogido como un hijo, expresa. Tiene varios proyectos, entre ellos llevar su mensaje a jóvenes de los colegios, para que se den cuenta de que existen muchas cosas que se pueden lograr y que no se atreven a intentar, agrega.
Además, se pone a disposición de otras entidades o fundaciones que requieran de su servicio como conferencista.
Por el momento disfruta de su estadía en la ciudad, ya que poco a poco se está haciendo conocer. Hace unas semanas estuvo como invitado en un evento que organizó la Reina de Manta, Joseleem González, y espera que no sea el último.
Además afirma que seguirá descubriendo nuevas habilidades y espera que alguien le diga que no puede, para intentarlo, lograrlo y hasta ser el mejor. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala