Actualizado hace: 43 días 13 horas 29 minutos
Descarga le “arrancó” los brazos y piernas

"Debo levantarme todos los días con una sonrisa y darle gracias a Dios por la vida y la familia que tengo”, dice convencido de sí Elio Poveda.

Lunes 16 Enero 2017 | 14:27

“Cuando todo en la vida marcha bien, y te pasa algo de repente, debes afrontar la vida como si volvieras a nacer, con la gran diferencia que tienes, una familia por quien luchar y salir adelante”, recalca.

Elio Poveda Merchán tiene 46 años y es un superviviente. 
Recibió una potente  descarga eléctrica de un interconectado (conjunto de líneas de transmisión y subestaciones eléctricas conectadas entre sí). 
El voltaje de estas líneas hace imposible que una persona pueda soportar, pero Elio sobrevivió.
TRABAJABA. En septiembre del 2002 este habitante del sector Nueva Buena Fe se encontraba laborando en una hacienda productora de palma africana.
Él no se percató de los cables de alta tensión que había en el lugar, cuando de repente el malayo (tubo que se utiliza para cortar la palma), hizo contacto con los cables.
Eso hizo que él se prendiera en llamas, quemándose la mayoría de su cuerpo.
Llovía y no se dio cuenta de los cables. Sus talones quedaron pegados a las botas de trabajo, las mismas que  se quemaron completamente. Estuvo internado en terapia intensiva por tres meses en el hospital Luis Vernaza de Guayaquil, relata.
MILAGRO. Los médicos le dijeron a Elio que fue un milagro que haya soportado tanto dolor y sobrevivido a las quemaduras de tercer y cuarto grado que tenía en casi todo el cuerpo.
El porcentaje de discapacidad de Elio después del incidente que sufrió es del 75 por ciento.
La administración municipal de ese entonces le dio oportunidad de trabajo. En la actualidad se desempeña como guardia en la cancha sintética municipal, localizada en la cooperativa Nueva Buena Fe, sueldo que le permite mantener a su esposa y tres hijos.
Rosa Sánchez, esposa de Elio, comenta que la vida les cambió totalmente.
“Ya nada fue igual que antes, pero tratamos de estar más unidos que nunca ante la magnitud de la desgracia ocurrida. Durante el tiempo que pasamos en casa, él me ayuda en lo que se puede, nos apoyamos mutuamente”, indicó la esposa.
En sus ratos libres Elio pinta cuadros y se apoya en una prótesis que se coloca en el brazo izquierdo con la cual sostiene los pinceles. 
A pesar de haber perdido sus cuatro extremidades, este buenafesino se siente afortunado de seguir viviendo y compartir tiempo con sus hijos. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más noticias