Actualizado hace: 43 minutos
Mis respetos…
Mis respetos…
Por: Melvyn Herrera
[email protected]

Lunes 16 Enero 2017 | 04:00

El tema amerita difundirse más porque de alguna forma puede servir de ejemplo y/o contagiar a otras ciudades de Manabí que fueron dañadas por el terremoto que el próximo abril tendrá un año de malos recuerdos; por ello les hago conocer lo que ayer domingo publiqué en el acreditado matutino “La Marea” -el que profusamente circula en la mancomunidad de hecho que conforman Montecristi, Manta y Jaramijó- sobre el funcionamiento de las dos áreas, algo romántica y nostálgicamente denominadas “Nuevo Tarqui”, la una construida con iniciativa y costo de entes públicos para que ahí trabaje el elevado número de comerciantes informales que realizaban su labores, por lo regular en las aceras y calles de la azotada parroquia urbana porteña, la otra adjunta área, surgió por impulso y costo de empresarios y entes privados, creativamente usando contenedores metálicos en desuso, los que con mucho ingenio han sido transformados en pequeños, pero cómodos locales comerciales, algunos de dos plantas, llegando a ser usados hasta por entes financieros que están brindando sus importantes servicios en el naciente y ya popular sector.
Las obras materiales descritas son resultado del admirable espíritu de trabajo de quienes, con desorden y todo, hicieron del centro de Tarqui un dínamo de producción y servicios a la comunidad con sus bajos precios y variedad de ofertas. Todos estos conciudadanos se merecen el respeto de la comunidad en pleno y es lo que reitero como ayer lo manifesté. Hoy copiando lo publicado, lo vuelvo a hacer en el amplio espacio provincial que es cubierto por este antiguo matutino manabita:
Viendo limpiar el área de ‘La Poza’, donde se ubicaron los comerciantes informales de Tarqui luego del terremoto, siendo ellos quienes ahora están situados en el llamado ‘Nuevo Tarqui’, lo primero que pensé es en el respeto que esos conciudadanos se han ganado de parte de este servidor y considero que así debe suceder con todos los habitantes de Manta, porque han demostrado su ejemplar y responsable espíritu de trabajo, con el que están venciendo la adversidad. Claro que entre ellos se infiltraron quienes molestan con su picardía criolla, por ello existen algunas dificultades en su reubicación en los módulos hechos por las autoridades.
Iguales respetos merecen los comerciantes y empresas que ahora están trabajando en los contenedores metálicos que hábilmente ellos acondicionaron en el área adjunta. Todos juntos se han ganado el respeto ciudadano que debemos demostrárselo utilizando los servicios y bienes que los citados brindan. Así, con su trabajo,  están haciendo real el eslogan: ¡Manta se levanta!.         
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: