Actualizado hace: 4 horas 37 minutos
Manta
Confiesa un asesinato porque "espíritu" la atormentaba

Confesó que lo soñaba, que hubo noches en que no dormía recordando cómo agonizaba.

Lunes 16 Enero 2017 | 04:00

Confesó todo eso en una declaración a la Fiscalía. 
Dijo que el alma del muerto la seguía y también contó que ella participó en el crimen de esa persona. 
Los sueños eran constantes. Tanto que Rosalía M. terminó confesando el crimen en la Policía. Ella dijo, en la declaración, que desde que José Cevallos fue asesinado de cuatro puñaladas en el barrio Santa Martha, nunca pudo conciliar su sueño. 
Por eso despertaba llorando y en otras ocasiones tenía pesadillas con el alma de la víctima. Incluso hubo noches en que no dormía recordando los últimos segundos de vida del hombre.
Le dijo a la Fiscalía que cansada de las pesadillas buscó a una hechicera para contarle que se sentía perseguida y el diagnóstico de la vidente fue: “El espíritu del muerto te seguirá siempre”. Por ese motivo, Rosalía M. acudió a la Policía de Manta y confesó que había participado en el crimen de José Cevallos, junto a tres amigos: Mayra B., Alfredo Z. y Peter B., informó la fiscal Luz Marina Delgado.
El asesinado era jubilado, tenía 72 años y fue encontrado en estado de descomposición cuando estaba dentro de su departamento, ubicado en la calle 12 y avenida 33 en Santa Martha. Ocurrió el 1 de agosto del 2016. 
Allanamientos. La fiscal manifestó que luego de la confesión de Rosalía M., pidió tres órdenes de allanamientos para capturar a las otras personas que supuestamente participaron en el crimen. 
Mayra B. y Alfredo Z. fueron capturados el sábado en la tarde en dos allanamientos organizados en los barrios Santa Isabel y Tierra Santa en Montecristi. Ambos rindieron su versión de forma voluntaria en la Fiscalía, donde también aceptaron haber participado en el crimen de Cevallos, manifestó la fiscal. 
Luego la Policía se trasladó hasta el Guasmo de Guayaquil donde capturó a Peter B., quien aceptó que había estado en el departamento de la víctima y que se enteró del crimen a través de los medios de comunicación, según el testimonio que rindió en la Fiscalía.
Las investigaciones determinan que el crimen se registró a raíz de un problema sentimental que tuvo una de las detenidas supuestamente con la víctima. Los cuatro procesados fueron trasladados a una audiencia de formulación de cargos realizado el sábado en la madrugada en la Unidad de Vigilancia Comunitaria (UVC) donde un juez dictaminó la prisión preventiva para los sospechosos.
Rosalía M., Alfredo Z. y Peter B. fueron llevados a un centro de reclusión en Guayaquil, mientras que a Mayra B. la trasladaron a la cárcel “Tomás Larrea” de Portoviejo. Ellos quedaron instruidos por el delito de asesinato, cuya sanción es de 22 a 26 años de reclusión, según lo establece el artículo 140 del Código Orgánico Integral Penal (COIP). Hoy la Policía ofrecerá una rueda de prensa para dar detalles de la captura de los sospechosos y además informará  el vínculo sentimental que la víctima supuestamente mantenía con una de las recluidas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala