Actualizado hace: 3 horas 11 minutos
Productos
Baja de licores de la UE pone en aprietos al producto local

La entrada en vigencia del acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea (UE), genera expectativa en el sector licorero.

Domingo 15 Enero 2017 | 04:00

 Productores locales de bebidas alcohólicas y distribuidores prevén cambios en precios, variaciones en el mercado y en el comportamiento de los consumidores.

Una vez ratificado el denominado “Protocolo de Adhesión de Ecuador al Acuerdo Comercial Multipartes con la Unión Europea (UE)”, las medidas empezaron a entrar en vigor desde el pasado 1 de enero.
En ellas se eliminan barreras arancelarias para el ingreso de productos como los licores al mercado ecuatoriano.
Esto genera un nuevo escenario en este segmento de la economía, con lo que se prevé una considerable disminución de precios que algunos analistas señalan que podría llegar al 50 por ciento en algunas bebidas.
A la baja. La caída del precio del licor europeo podría cambiar la dinámica de ese mercado que en los últimos años estuvo marcado por altos precios debido a impuestos, aranceles y más.
Ramiro Díaz, gerente de la empresa Nova Manabí, que distribuye bebidas alcohólicas, dijo que son aproximadamente ocho años en los que el precio de ciertas bebidas han sufrido una escalada considerable.
Puso de ejemplo una botella del whisky escocés Johnnie Walker, etiqueta roja: Hace ocho años se lo podía encontrar hasta en 18 dólares, subió paulatinamente hasta el año pasado ubicarse en los $60 y podría bajar a $25, dijo Díaz.
“Cuando tuvo un buen precio, el whisky llegó a representar hasta el 40 por ciento de las ventas totales”, observó al señalar que luego los consumidores optaron por otras marcas de menos precio, incluso muchas de ellas nacionales.
Desafío. “El reto de los productores locales va a ser ya no competir por precio sino por calidad”, reflexiona y agrega que sólo ciertas marcas en el mercado nacional apuntaron por una diversificación de los productos ofreciendo nuevas presentaciones, botellas de ediciones limitadas, nuevas variantes o sabores de los tragos y más. “Ha faltado darle más valor al producto local y ahora el panorama va a cambiar”, señaló.
Brexit. Díaz observa también que un escenario que se debe analizar es el de la salida de Reino Unido de la UE, tras la votación popular de junio del año pasado en ese país que así lo dispuso.
“Gran parte de lo que llega de Europa son whiskys escoceses, pero el beneficio arancelario para estos puede ser solo momentáneo. Muchos importadores prefieren esperar antes de arriesgarse a traer grandes cantidades de mercadería”, dijo el empresario.
Consumidores. Diocles Casanova, que tiene un comercial que lleva su apellido y 28 años en el negocio del licor, explica que hay que considerar también que los clientes suelen siempre comprar el licor de su preferencia pese al precio.
Explicó que localmente se producen cervezas y licores de aguardiente que son un mercado distinto al que usualmente opta por whisky, ron, vodka u otras bebidas.
“No creo que vaya a existir mayores problemas para los productores locales”.
El comerciante dijo que calcula que en su momento el stock de los licores en el comercio local fue hasta en un 50 por ciento de origen europeo y eso fue bajando por los altos precios.
Ahora, dijo, eso podría volver y se retomarán marcas que los clientes han venido dejando de lado.
“Recordemos que aunque se eliminan los aranceles se aplican aún impuestos como el IVA (Impuesto al Valor Agregado) y el ICE (Impuesto a los Consumos Especiales), por lo que puede que el descenso de los precios no sea tanto”, recordó Casanova.
Locales. José Moreira es el representante de la marca Cerveza Umiña, una cerveza artesanal producida en Manabí que alcanza los 2 mil litros mensuales.
Moreira cree que este tipo de bebidas tendrán un reto frente a los precios a los que bajarán reconocidas marcas.
“Nosotros estábamos en un punto intermedio: En un bar o restaurante, si una cerveza normal nacional estaba por los $3, una artesanal estaba en $4, y las importadas casi en $5. Eso nos ponía en un escenario favorable. Ahora puede cambiar”, reflexiona.
Insumos. Agregó que esperan que con el acuerdo también se vean beneficiados con la disminución de los precios de los insumos que importan para la preparación del licor.
El más significativo, explica, es la malta, que viene de países como Bélgica y Alemania.
“Teniendo un valor más económico para nuestra materia prima también podemos competir abaratando el precio final y eso nos traerá más consumidores”, señaló, al puntualizar que el reto es complejo, ya que deberán ganarse a los clientes frente a marcas renombradas como la holandesa Heineken o la belga Stella Artois, que probablemente llegarán a precios muy competitivos.
Créditos. El desafío para los productores locales es complejo.
Así lo cree Nilo Montesdeoca, un empresario portovejense que produce la cerveza artesanal Montesca, un producto con el que llega a alrededor de las 1.500 botellas de producción cada mes.
El emprendedor dice que para los locales es difícil la competencia porque se enfrentan a problemas como la falta de crédito.
“En la banca pública y privada la respuesta es la misma. No hay préstamos para la fabricación de licor”, se quejó, al señalar que esto frena el crecimiento de sus procesos de producción.
Montesdeoca considera que en el marco de la vigencia del acuerdo con la UE, la clave es que la materia prima empiece a llegar a menor costo.
Puso de ejemplo que un kilogramo de malta la compran en el país a 3 dólares, cuando en Europa puede estar a 0,50 dólares.
Agrega que será clave lograr la fidelidad de los consumidores frente a otras marcas.
En el caso de su producto (una cerveza artesanal rubia del subtipo Pale Ale de 5 grados de alcohol) cuenta que ha tenido gran aceptación y que gracias a la promoción de entidades del gobierno central, provincial y local ha podido asistir a ferias en el país, con lo que ha concretado pedidos desde otras regiones.
“No debe parar sino que debe aumentarse el apoyo a los productores locales que generamos un emprendimiento local”, observó.
Perspectiva. En el mercado nacional hay previsiones de que desde este mes, con la llegada de mercadería con nuevo precio, se observe la disminución de los costos al consumidor.
Felipe Cordovez, presidente de la Asociación de Importadores de Licores, citado por diario El Comercio, explicó que pese a ello los  productos seguirán pagando el valor por salvaguardia (mientras esté vigente), el IVA e ICE.
Señaló que pese a ello  se prevé una reducción del 50% en los precios al consumidor.
Incluso, señaló que este efecto se hizo visible en el mercado de alguna forma, incluso antes de que entre en vigencia la medida.
Argumentó que los licores que entraron al país hasta el 2016 con un costo elevado no podrían competir con la mercadería barata que ingrese a partir de este mes, por lo que muchos expendedores esperarán sacar estos inventarios incluso bajando el precio.
El PIB crecerá con el acuerdo
Según un reporte de la Vicepresidencia de la República tras el acuerdo con la Unión Europea, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), calcula que Ecuador tendrá un incremento anual del 0,10 del Producto Interno Bruto (PIB), del 0,15% en el consumo y de un 0,13 % en la inversión.
Se destacó que el acuerdo asegura la liberalización inmediata del 99,7% de la oferta exportable de Ecuador en los productos agrícolas y del 100% de los productos industriales ecuatorianos. Productos favorecidos son rosas, frutas frescas (melones, papaya, maracuyá, pitahaya,  guabas, mango, piñas y frutas congeladas), café, cacao, atún, camarón, textiles, maderas y manufacturas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala