Actualizado hace: 8 horas 12 minutos
Jacinto jijón y la cultura manteña

Jueves 12 Enero 2017 | 04:00

Por una gentil deferencia del distinguido y dilecto amigo José Palomeque Delgado (Perico) me hizo llegar a mis manos el libro Un sabio ignorado, de la autoría del escritor guayaquileño don Francisco Febres Cordero, en el que relata la vida y obra de uno de los más representativos estudiosos de nuestra arqueología Precolombina y su preocupación por el desconocimiento de la materia de las nuevas generaciones de estas investigaciones realizadas por don Jacinto Jijón y Caamaño, quien nació en Quito, el año de 1890 y falleció el 17 de agosto de 1950, que dejara entre sus escritos importantísimos la antropología Prehispánica, los Incas en el Reino de Quito, invitó y compartió sus investigaciones con el arqueólogo alemán Max Uhle, que en su tránsito por la provincia de Manabí impartió conferencias y conocimientos de arqueología y antropología en el emblemático Colegio Olmedo de Portoviejo.

Su aporte más trascendental fue la definición de la Cultura Manteña (DOCOA) 800 años después de Cristo (dC) hasta 1535, en el año 1917  efectuó prospecciones arqueológicas y descubrió en los niveles estratigráficos más elevados cerámica de color negro ahumado y metálica con brillo, que denominó MANTEÑA y fue el primero en emitir la hipótesis de que la cúspide del Cerro de Hojas era un centro de adoración.
Francisco Pizarro, en 1531, la identificÓ como AMATAGLAN Y MATAGLAN, que desde sus inicios también se llamaba JOCAY, nombre que se encontró en las relaciones geográficas de las Indias de Federico González Suárez, de aquí el reconocimiento de la identidad cultural de Manabí, a quien dio relevancia especial a las sillas “U” situándolas como auténticas manteñas, a pesar de que algunos historiadores sin fundamentos llegaron a atribuirlas a la cultura Huancavilca, en buena hora los últimos hallazgos encontrados en Guayaquil, ubicados en Flor de Bastión y diferentes lugares de esta urbe, determinan que este grupo humano perteneció a la sociedad Milagro Quevedo o nación Chono y no Huancavilca, así lo dijo Don JAVIER VÉLIZ, prestante arqueólogo (diario El Extra domingo 31 de octubre del 2010). Corrobora estas investigaciones nuestro coterráneo y estudioso de nuestra ascentralidad aborigen Don VILIULFO CEDEÑO SÁNCHEZ en su recordado libro la Confederación Manteña, lo que descarta influencias culturales sobres las parcialidades manteñas de parte de estos señoríos.
Es preciso resaltar los méritos incuestionables de Don Jacinto  Jijón y Caamaño, político de renombre, humanista de mucha valía intelectual que desempeñara honrosos y elevados cargos en el Estado ecuatoriano.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: