Actualizado hace: 4 horas 40 minutos
La caña resalta en el corazón de Portoviejo

La caña guadua, zinc y estructura metálica son, en ese orden, los materiales preferidos para cerrar los terrenos en el centro.

Jueves 12 Enero 2017 | 04:00

El obrero Ramón Bravo, quien trabajaba en el cerramiento de un lote localizado en las calles Pedro Gual y Morales, donde funcionó una farmacia, dijo que la caña guadua es un material barato, de fácil manejo y resistente.

“Lo único duro aquí es el suelo, que está mezclado con desechos de construcción”, indicó. 
Franklin Mero, quien se encontraba en la misma obra, expresó que el cerco de caña guadua es para toda clase de ambiente y se acomoda a cualquier espacio.
“Es sencillo para colocar y retirar y por eso se emplea bastante”, mencionó el obrero.
Byron Macías, dueño de un local comercial que retornó al centro de la ciudad, criticó el uso de la caña guadua en los cerramientos, “ya que no está a la altura de una ciudad capital de provincia”, dijo.
“Me parece que hemos retrocedido en el tiempo, porque no se está construyendo nada nuevo. Las cañas dan una apariencia de potrero”, declaró.
Kennedy Ruiz, por su parte, no esconde su sentimiento de pesar cada vez que pasa por las calles habilitadas del centro de la ciudad.
“Los edificios y el movimiento han sido reemplazados por un silencio sepulcral”, citó.
En los dépositos donde se expende la caña guadua, en cambio, el trajín es permanente. 
Las ventas son a cada rato; a veces el material parece agotarse, exclamó Rafael Anchundia. “La venta de la caña no se ha paralizado. Vienen de todas partes e incluso hemos tenido que presionar a nuestros proveedores”, sostuvo.
El ciento de latilla, precisó, se encuentra a 14 dólares; estacas desde dos dólares en adelante y la caña entera se encuentra a 5 dólares.
Según Anchundia, la caña que él expende se cosecha en varios sectores de la provincia, pero el fuerte es San Plácido, acotó. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala