Actualizado hace: 5 horas 34 minutos
Babahoyo
Afectados por explosión buscan protegerse del frío y la lluvia

Llegó el invierno y en las calles 18 de Mayo y 10 de Agosto de Babahoyo el panorama es crítico y preocupante.

Domingo 08 Enero 2017 | 15:54

De lejos aún se observan casas destruidas por la explosión de diez quintales de petardos ocurrida el  pasado 19 de diciembre.

Este hecho ha dejado hasta el momento dos personas fallecidas de 19 y 22 años, además de nueve heridos que quedaron con problemas auditivos, fracturas y lesiones en la piel.
Parte de las familias afectadas se mudaron donde parientes o amigos que les dieron posada, mientras que otros vecinos se quedaron en el sitio de la tragedia.
Miguel Ángel Burgos dijo que todos los días amanece preocupado de saber que su hijo perdió su departamento. Asegura que ese nerviosismo aún no se le quita después que su familia ha vivido momentos críticos.
Marcia Vargas sostiene que sus vecinos han empezado a colocar plásticos en los techos y ventanales de las casas que resultaron con los cristales rotos, para evitar que la lluvia y el frío de la madrugada ingresen a las viviendas.
NO LLEGA AYUDA. Washington Sánchez, propietario de una vivienda y varios departamentos de la zona, afirmó que el Municipio tenía previsto retirar todos los escombros que quedaron en la zona de tragedia, pero hasta la fecha no ha llegado la maquinaria. 
El comunero dijo que ha recibido ayuda de amigos que le obsequiaron fundas de cementos y bloques con lo que está construyendo paredes y cambiando techos para no mojarse.
Lo que más le preocupa a Sánchez es que con la llegada de los primeros aguaceros en la zona de la explosión se han empezado a formar pozas de agua, lo que podría convertirse en criaderos de mosquitos. Otra situación que mantiene en “tensión” a los afectados es la existencia de alcantarillas de agua servidas que se rebosan y temen que se origine una epidemia.
FISCALÍA Y MUNICIPIO. El fiscal, Iyo Cruz, encargado de investigar el caso de la explosión, señaló que el expediente le llegó a su despachó el jueves 5 de enero, y al momento se encuentra en etapa de investigación previa. 
Por su parte, Ramón Larena, director del Departamento de Gestión de Riesgo del Municipio, reveló que están esperando una autorización por escrito de los dueños de las casas destruidas para poder retirar todos los escombros. “No podemos intervenir así por así, porque se tratan de propiedades privadas”, explicó el funcionario. Sobre el tema de las alcantarillas de agua servidas que se están rebosando, informó que eso es competencia a la Empresa Pública Municipal de Saneamiento Ambiental de Babahoyo (Emsaba).  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala