Actualizado hace: 1 hora 1 minuto
¡Máximo hace de todo!

"Chancho es”, grita Máximo Ortiz Vera, de 61 años, mientras empuja su triciclo por las calles de Puebloviejo todos los días.

Viernes 06 Enero 2017 | 15:34

En su vitrina se ve la carne hornada de cerdo, la salsa, panes y mayonesa.

Un gorro blanco y un mandil se suman a los trajes que ha utilizado el comerciante en su vida laboral. Es que “Chanchito” o “Emelec”, como es conocido en Puebloviejo, empezó como panadero. Estuvo a punto de convertirse en paracaidista, fue árbitro amateur de fútbol y ocupó un puesto en el municipio del cantón como concejal.
VIDA. Hasta hace unos meses, “Chanchito” salía con un charol de madera en su cabeza, destreza aprendida de su hermano. “Éramos los únicos que andábamos con eso en la cabeza”, comenta entre risas, y añade que hace unos meses “colgó el charol”, pues ahora vende sus sánduches en triciclo. 
“A los ocho años empecé trabajando en una panadería, me gané mis primeros sucres limpiando latas”, comenta Ortiz. Sus deseos de trabajar fueron tan grandes que con el paso de los años aprendió a elaborar panes.
Luego fue al cuartel y se dio cuenta que quería ser paracaidista. “En ese entonces la prueba duraba 30 días, en el penúltimo me lesioné la rodilla”, recuerda. 
Pero eso no fue lo peor, pues unos días  antes había muerto su padre, a quien le había prometido graduarse como paracaidista. “No pude cumplirle”, lamenta. 
Su carrera como árbitro duró cinco años. El primer pitazo lo dio  a los 35 años en campeonatos cantonales. Se retiró porque consideraba que la edad ya no se lo permitía.
POLÍTICA. En el 2010 fue designado como concejal suplente del municipio. Esta oportunidad llegó luego de la muerte de uno de sus hijos en un accidente de tránsito.
Ya sea desde un escritorio o a bordo de un triciclo, para Ortiz lo más importante es tener trabajo. Por eso, asegura que  seguirá recorriendo las calles.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala