Actualizado hace: 20 minutos
Rocafuerte.
Cuidan a los “niños con experiencia”

Los cuidan, atienden y dan de comer. Dolores García y Gissela Ponce ayudan cada día a los adultos mayores del comedor municipal.

Jueves 05 Enero 2017 | 04:00

Cada mañana los “abuelitos” llegan a este lugar para realizar terapias ocupacionales. Bastones y andadores sirven de apoyo para caminar, en algunos casos palos de escoba reemplazan estos aparatos. Las arrugas muestran la experiencia de los años, unos son serios, otros sonríen e inclusive unos retroceden el tiempo para recordar al Rocafuerte de antaño.

Los abuelitos se encontraban dibujando, sus garabatos y rayones de colores tenían la misma expresión que los niños de guardería.

“Loly”, como la conocen los adultos mayores a Dolores, es asistente en este comedor. Indica que para trabajar con ellos se debe tener corazón. “Nos da mucha pena cuando fallece uno de ellos”, explica con tristeza. 
Ella sostiene que además de los cuidados básicos, como la alimentación y terapia, también asean a quienes ya no tienen familia. Afirma que este lugar es lo más cercano a un asilo de ancianos por la atención que brindan.
El centro municipal acoge a 33 adultos mayores, atiende de lunes a viernes y les dan refrigerio, almuerzo y movilización sin ningún costo. Algunos ya no tienen familiares.
Alegres. Gissela Ponce también forma parte de este grupo de cuidados. Cuenta que los octogenarios tienen buen gusto por la música como pasillos, boleros y pasacalles. Añade que a esta edad ellos aún tienen la fuerza para lanzar piropos para “llevarse a la muchacha”. “También piden música para bailar”, menciona sonriente.
La persona con mayor edad en este centro es Hilda Mendoza, de 93 años. Las asistentes comentan que Hilda es la más gustosa de estar en el lugar.
“Le gusta pasar mucho aquí”, añade Ponce.
“Uno ve una imagen paternal en cada adulto mayor”, finaliza la cuidadora. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala