Actualizado hace: 28 minutos
Lluvias causan alegría y temor

Las lluvias de enero dan esperanzas a los ganaderos y agricultores; otros sectores aún esperan por este “milagro”.

Jueves 05 Enero 2017 | 04:00

 Una de las zonas más afectadas por la ausencia de lluvias en El Carmen fue la de Río de Oro. En este sector, según ganaderos, varias reses murieron deshidratadas en los últimos meses del 2016. Así lo confirma el ganadero Moisés Briones.

Las precipitaciones, aunque no en gran magnitud, han caído en El Carmen desde el 31 de diciembre y en los primeros días de este mes. 
Esto trae alegría para los ganaderos pero también preocupación, sostiene Briones.
Según el ganadero, las reses que han sobrevivido están delgadas y débiles, y al comer el pasto tierno que brotará con las primeras lluvias podrían enfermarse, comenta.
Juan Vera, otro ganadero de El Carmen y encargado de una finca, tiene la responsabilidad de cuidar 100 reses. Explica que a inicios de cada invierno el pasto tierno afecta el ganado.
“La hierba tierna hará que el animal tenga problemas estomacales y se pueda enfermar. El pasto tierno les hace dar diarrea, es por eso que hay que vacunarlas justamente en estos días”, indica Vera.
Además, dice que las vacas adultas fueron las más afectadas por la falta de pasto y con ellas se debe tener más cuidado.
Según los ganaderos, tardará un mes para que un potrero se cubra totalmente de pasto, siempre y cuando no haya reses comiéndoselo. De ahí, en lo que resta del invierno, habrá buen alimento siempre y cuando no deje de llover.
 
En chone. Sin embargo,  en Chone, Etis Cedeño Moreira hizo un pozo somero en el patio de su vivienda, ubicada en la parroquia Santa Rita, por la escasez de lluvias.
Ella manifiesta que con la falta de precipitaciones y con lo irregular que es el servicio de agua potable se vio en la necesidad de aplicar un plan “B”.
La ciudadana señala que cuando tenga ese problema extraerá agua de su pozo para el aseo y la alimentación de su familia. 
Así como Cedeño, Patricio Zambrano también optó por hacer un pozo somero de 8 metros de profundidad en el patio de su casa, ya que de allí se abastecerá de agua no solo en tiempos de sequía sino también en la época invernal.
Mariana Buenaventura, directora de Obras Públicas del Municipio de Chone, indicó que semanas atrás conformó una cuadrilla de trabajadores que se dedica a hacer pozos someros en los lugares donde los necesitan.  Hasta la fecha han hecho alrededor de 15 con una profundidad de 8 a 12 metros.
El ambientalista Boris Zambrano recomienda que estos pozos se deben hacer en los bajos (terrenos con nivel freático alto) y donde se asegure un abastecimiento constante de este líquido.
 
Humedal. La falta de lluvias también preocupa a los ciudadanos de la parroquia San Antonio y a quienes viven cerca del humedal La Segua.
María Auxiliadora Corral,  guía del humedal, manifiesta que el nivel del agua ha bajado cerca de un metro, ya que semanas atrás ésta llegaba a la altura de la escalera del muelle. “Ahora se ve distante y en partes se observa solo tierra”, explica.
La guía menciona que el bajo nivel del agua se debe a la falta de lluvias. Según Corral, en otros años ya era común que a inicios de diciembre empezaran las precipitaciones.
Asevera que se corre el riesgo de que el humedal se seque como sucedió en el 2009.
“Cerca de 10 mil especies de aves serán afectadas si el humedal se seca”, acota. Patricia Salvatierra, turista del lugar, dice que las lluvias serían la única solución para el humedal.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala