Actualizado hace: 40 días 1 hora 1 minuto
En Riobamba se vive con fe pase del niño

Para el pueblo indígena el Pase del Niño encierra un sinnúmero de saberes ancestrales. Preparar esta fiesta toma un año.

Martes 03 Enero 2017 | 03:00

No todo el territorio andino de Ecuador celebra esta tradicional fiesta como Riobamba, en la provincia de Chimborazo, donde se reúnen cientos de familias a manifestar su fe y folclore. 

Riobamba es la ciudad con más de 1.200 Pases del Niño, manifestación cultural en la que se mezcla lo  católico y la cosmovisión andina, por todos los actores que intervienen en esta fiesta. 
El pase es parte de las actividades que los fieles riobambeños desarrollan en época navideña y con la cual se rinde tributo por los favores recibidos.
La fiesta, en sí, para la cual se eligen priostes, lleva un año de preparación y culmina con los pases que se dan entre el 10 de diciembre y la fiesta de la Epifanía el 6 de enero, cuando la Iglesia recuerda la visita de los Reyes Magos a Jesús.
Proyecto. Con miras a buscar la declaración de patrimonio intangible, el Municipio de Riobamba ha realizado una investigación durante dos años mediante convenios con universidades y a través de las direcciones de Turismo y Patrimonio.
“Estamos levantando todas las variables que hay detrás de esta fiesta; hay un proceso que estamos cumpliendo y esperamos que para este año se cumpla con esta aspiración”, indicó Balvanera Cruz, directora de Turismo del GAD de Riobamba. 
Mediante este registro se lleva la contabilización del tiempo de duración, del factor económico invertido y los momentos específicos de las fiestas, entre otros datos que aportan al estudio.
Dentro de la indagación se ha podido establecer información patrimonial e histórica en cada etapa de esta celebración que inicia con la Fiesta de la Candelaria, en la cual se oficializa la entrega del niño a los nuevos priostes y se establece una lista de posibles jochantes y guashayos (donantes), a los que se les regala canastos con pequeños panes en forma del bien que aspiran como contribución, es decir, comparsas, castillos, carros alegóricos alusivos a la fiesta o comida. 
Homenaje. Todo se ofrece en honor al Niño Jesús y es la forma de ayudar con la consecución de la fiesta.
Luego vienen las novenas. Durante el rezo, cada día se hacen representaciones de los pasajes bíblicos y el último día se celebran las vísperas, en las cuales las oraciones culminan con castillos de luces y la presentación de artistas.
Al día siguiente, desde la sede de la novena, sale el pase, conformado por decenas de comparsas con coloridos trajes y los infaltables personajes ancestrales como payasos, perros, sacha runas, curiquingues, danzantes y diablos sonajeros o de lata. 
Cada uno cumple un papel simbólico de inicio a fin en cada una de las actividades del Pase del Niño.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más noticias