Actualizado hace: 3 horas 19 minutos
Brasil
Alcalde de Sao Paulo se viste de basurero para "limpiar la ciudad"

El nuevo alcalde de Sao Paulo, Joao Doria, estrenó hoy su mandato vestido con el mono de los basureros para "limpiar" la ciudad más grande de Latinoamérica, cuyo centro histórico aún espera una respuesta para su revitalización.

Lunes 02 Enero 2017 | 10:43

Sin todavía despuntar el Sol por el este, Doria hizo acto de presencia a las 06h00 hora local en la plaza 14 Bis, en la región céntrica de Sao Paulo, visiblemente descuidada y donde se concentran diariamente numerosos mendigos.
El empresario, de 59 años, se enfundó un impoluto mono de trabajo en compañía de los secretarios de su gabinete para poner en marcha el programa "Cidade Linda", un evento, que al menos hoy, tuvo más impacto mediático y buenas palabras que hechos.
"Somos servidores públicos, tenemos que levantarnos pronto, trabajar mucho y poner en orden la ciudad", explicó Doria ante decenas de fotógrafos, cámaras y periodistas esperando ver a su nuevo alcalde coger la escoba y barrer las calles de la capital paulista.
La impactante imagen solo se reprodujo una vez y casi a instancias de los profesionales de la comunicación que le pidieron dar unas pasadas a los adoquines y recoger algún papel tirado.
"Todos estamos vestidos de basureros en una demostración de igualdad y humildad", comenta el nuevo y millonario alcalde, quien firmó una victoria en la primera vuelta de las elecciones municipales del pasado octubre con cerca de 8,5 millones de votantes.
Sin embargo, un poco más alejado de los focos, se encuentra Carlos Alberto Domingo, que ha vivido 40 de sus 57 años en la calle, y denuncia que "ningún alcalde" les ha ofrecido una salida viable para superar su situación.
"Solo pido salud, educación y una vivienda, es una cuestión de dignidad. Es lo normal, no voy a pedir nada más que eso", reclama Domingo.
En su opinión, Doria "solo ofrece sueños e ilusiones y la gente no puede vivir de ilusiones toda la vida".
"Él (Doria) no ha comenzado a trabajar todavía, no lo vi cogiendo la basura de la calle, solo vino para 'hacer medios' ahí. No tengo expectativas, yo tengo que verle trabajar para después tener alguna expectativa", reivindica.
Los Sin Techo ocupan desde hace décadas varios puntos de Sao Paulo, una ciudad de 12 millones de habitantes que, al igual que otras urbes de Brasil, enfrenta serios problemas de vivienda.
Preguntado sobre esta situación, que en los últimos años ha crecido de manera "acentuada", Doria asegura que "en breve" van a lanzar un programa especial para "mejorar la calidad de vida" de los Sin Techo que incluye formación profesional.
"Vamos a tratarlos con humanidad", añade el gobernante a pocos metros de los bajos de un puente en el que hay un campamento improvisado de 'moradores de rua', nombre como se conoce en Brasil a los indigentes.
Según los datos del anterior gabinete, cerca de 16.000 personas viven en las calles de Sao Paulo, lo que equivale a un crecimiento del 82 % con respecto al año 2000, aunque fuera de las estadísticas, el número podría ser todavía mayor.
Más de la mitad de los Sin Techo de Sao Paulo (52,7 %) se ubican en el distrito Sé, centro histórico de la ciudad donde se encuentra la Catedral Metropolitana, la cual presenta en sus alrededores un gran número de personas que se buscan la vida como pueden.
A pesar de tratarse de la zona donde se sitúan los puntos más turísticos, el casco urbano de la capital del estado de Sao Paulo, al sureste del país, presenta un aspecto abandonado y genera una sensación de inseguridad manifiesta.
En el distrito Sé se registraron en 2016, a falta de los datos de diciembre, 230 casos de tráfico de estupefacientes y 19 de porte ilegal de armas, cifras ligeramente por encima de las anotados en 2015, según las estadísticas de la Secretaria de Seguridad Pública estatal.
En la ciudad de Sao Paulo solo en noviembre pasado fueron robados alrededor de 2.000 vehículos, una cifra que se eleva hasta los casi 6.500 en ese mes para los hurtos en general.
En la extensa lista de promesas de Doria para los próximos cuatro años, está la de mejorar la comunicación entre los cuerpos de seguridad, "recuperar parques, iluminación y señalización" y en definitiva hacer de Sao Paulo "una ciudad más agradable".
El alcalde también se ha comprometido a ayudar periódicamente en la limpieza de la ciudad y ha adelantado que saldrá a las calles junto con los recogedores de materiales reciclables.
El nuevo gobernante, del centro derechista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) hizo fama y fortuna en el mundo de los negocios y la televisión y al presentar su candidatura declaró un patrimonio de unos 55 millones de dólares.
Después de hablar con trabajadores de la limpieza, firmar autógrafos y tirarse alguna selfi con sus seguidores, Doria se subió a su coche oficial rumbo a su despacho, mientras un viandante le reclamaba señalándose un reloj imaginario en la muñeca que solo había estado una hora "limpiando" las calles. EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala