Actualizado hace: 18 minutos
Por la libertad de las opiniones
Por la libertad de las opiniones
Por: Childerico Cevallos
[email protected]

Domingo 01 Enero 2017 | 03:00

 La periodista chilena Ruth Merino, en entrevista concedida a El Diario durante un seminario de comunicación desarrollado años anteriores en San Juan, capital de la caribeña isla de Puerto Rico, califica al periodismo como el oxígeno de la libertad.

Señala como imprescindible la existencia de medios de comunicación que permitan a las grandes  comunidades sociales expresar sus complacencias y sugerencias, así como insatisfacciones y quejas sobre el manejo de los intereses de esas colectividades.
Asegura que con ello las presiones sociales son aliviadas, como lo hacen las fumarolas cuando dejan salir los gases de los volcanes, evitando estallidos devastadores. 
Es que el principio y fin de la sociedades es el convivir en democracia, en un sistema mediante el cual, entregando parte de la voluntad individual (libertad personal), se reciba beneficios como la paz, el orden, seguridades personal y material, factores para el logro del progreso.
Lograrlo ha sido posible - en mayor o menor medida -donde la cultura y la educación lo han permitido.
Sociedades atrasadas no permiten el crecimiento del periodismo por considerarlo atentatorio a los intereses de los grupos o personajes dominantes; culturas avanzadas logran metas que la mordaza sobre el pensamiento y la libre expresión lo impedirían.
Sin embargo, en todas las sociedades existen taras contra el desarrollo intelectual de los pueblos.
Actualmente organismos de defensa de la libre comunicación y del ejercicio del periodismo están esforzándose titánicamente para evitar que la sin razón se apodere del mundo y la libertad de expresión sea conculcada. 
Atentados, prisiones, amenazas a los medios y clausuras de muchos de ellos proliferan como el número de comunicadores sociales que pierden la vida en la práctica de su misión. Si bien las leyes son para limitar los excesos que se cometen a nombre de las libertades, también hay quienes aprovechan de estas para, mediante el poder, coartar estas libertades.
Por ello es necesaria la defensa de la libertad de información. Para arrumbar al comunicador que se desvía o para enderezar los gobiernos cuando caminan chueco.   
Y, lamentablemente, la manera de caminar de lado se está tratando de imponer en nuestro país. 
El círculo de presión contra la libertad de prensa y de expresión se cierra más en flagrante abuso oficial.
Porque la evidente injerencia de una de las funciones del Estado por sobre las supuestamente independientes Legislativa y Judicial, especialmente, no hace más que debilitar el proceso de cambio democrático anunciado, alejándolo del mismo para guiarlo hacia un sistema totalitario, vanidoso y de insania egolatría.
Nos toca hacer que en este nuevo año las condiciones en el país cambien, con el imperio de la razón y las necesidades de nuestro pueblo. Y ello es factible con la herramienta más adecuada de la democracia: las urnas. 
Feliz año 2017.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: