Actualizado hace: 38 minutos
Sanguinetti al banquillo

El nuevo entrenador de Delfín, Guillermo Sanguinetti, es de los técnicos que se adaptan a lo que tienen, al menos eso es lo que ha dicho.

Domingo 01 Enero 2017 | 04:00

El uruguayo fue confirmado ayer como nuevo técnico del cuadro “cetáceo” para este 2017, un equipo que él no se ha encargado de armar. 
Viene, como se dice, con la mesa puesta. Esto porque han sido la directiva, presidida por José Delgado, y el director deportivo, Fabián Bustos, los encargados de fichar los refuerzos para esta temporada.
“Me puede llegar a gustar un técnico por cómo juega su equipo, pero no todos los técnicos son iguales y tampoco los jugadores. Yo digo que los técnicos tiene que amoldarse a lo que tienen y no pensar en el estilo”, dijo Sanguinette en marzo del 2016, cuando llegó a Ecuador para dirigir a River, equipo en el que no le fue bien y que es el último que dirigió.
En el conjunto de la “banda” Sanguinetti dirigió 32 partidos, de los cuales perdió 16, empató 5 y ganó 11, hasta que puso a disposición su cargo a inicios de noviembre, tras sufrir cinco derrotas consecutivas.

Trayectoria. Pero antes de su llegada al fútbol ecuatoriano, el uruguayo había dirigido a Alianza Lima entre 2014 y 2015, equipo en el que ganó el único título de su carrera como entrenador: la Copa Inca en 2014.
Sanguinetti, de 49 años, ha dirigido además a clubes como Cerro y Bellavista de Uruguay; el argentino Gimnasia y Esgrima de La Plata; Sportivo Luqueño, de Paraguay, y Cúcuta, de Colombia, clubes en los que no ha podido sumar títulos en el palmarés.
A pesar de que es un entrenador que se acopla a la plantilla, el entrenador dijo tener un título en su llegada a River. “Me gusta el fútbol con pelota bien jugada, pero también los equipos ordenados y que presionen”, señaló esa vez.
Como futbolista se desempeñó como lateral derecho y volante. Empezó su carrera en Nacional, pero fue en Gimnasia y Esgrima de La Plata donde se convirtió en ídolo: con 383 partidos en Argentina y 18 a nivel internacional, se convirtió en el jugador con más presencia en la historia del club y en un símbolo del club platense. Se retiró del fútbol a los 37 años.
Ahora, en Delfín, quiere escribir una nueva historia digna de recordar. 
La directiva sueña con la Copa Libertadores.
 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala