Actualizado hace: 2 horas 34 minutos
100 días del 16A
Cuatro denuncias han sido puestas por el 16A

Había empezado a construir la casa hace tres años, cuando a su hija le aprobaron un crédito hipotecario.

Martes 26 Julio 2016 | 04:00

Era el sueño de la familia, ese que cuando sale mal, alguien te dice “aplastaron tus sueños”, pero Luis Zambrano nunca esperó  que su sueño lo aplastara a él. 

Ocurrió en pocos segundos, Luis no recuerda exactamente cuántos. Solo le viene a la mente que todo empezó a moverse y viO a su familia desaparecer entre los escombros,  bajo polvo y cemento. 
La casa donde vivían cayó tan rápido, que, según Luis, el terremoto no terminaba y la vivienda ya estaba abajo. 
Esa es la razón por la que  ha decidido demandar a los arquitectos que la hicieron. 
Dice que la casa fue mal construida, ya que en un área de 80 hectáreas no se cayeron otras viviendas, sÓlo la suya. “Esta es la única que se vino abajo, lo que quiere decir que no estaba bien hecha”, expresó.
Luis levantó la casa con un crédito del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS) y parte de sus ahorros. En total gastó 120 mil dólares. 
Le encargó la obra a un profesional de Quito. “Pensé que todos iba a salir bien, pero no fue así”, añade. 
El 16 de abril, minutos antes que empezara el terremoto, Luis llegaba a su casa con su esposa e hija, adentro lo esperaba su hermana. Ellas ingresaron a la vivienda, mientras él parqueaba el carro. En ese instante empezó el remezón y vio que todo caía. Las mujeres quisieron salir, pero sólo alcanzaron a llegar a la puerta. Se abrazaron y luego todo les cayó encima. Luis quedó atónito. Sin tiempo para reaccionar. 
La semana pasada, mientras recordaba aquello, su rostro temblaba en el esfuerzo por retener las lágrimas. Miraba los escombros de la vivienda. Apunta al lugar  y expresa: “Mire nomás cómo quedó el carro, destruido, si ellas hubieran intentado salir, les hubiera caído toda la tercera planta”. 
Vicente Izurieta, abogado de Luis Zambrano, manifestó que la denuncia está registrada como homicidio culposo por mala práctica profesional. En este delito se establece una pena de tres a cinco años. “Más allá de las afectaciones económicas,  el señor perdió  a tres miembros de su familia, por eso queremos una sanción penal para quien no ha cumplido con las normas de construcción”, expresó 
Según Izurieta, es fácil establecer que hubo fallas en la construcción porque los hierros estaban corroídos y se nota que la mezcla fue mal realizada. “Se usó arena no adecuada, sumado a la mala mezcla del hormigón, podría haber ocasionado la colisión de la vivienda”, explicó. 
El abogado dijo que  este sería el primer caso en Portoviejo donde se denuncia a alguien por daños ocasionados durante el terremoto. 
Este medio intentó contactar a la persona acusada,  a través de llamadas telefónicas, pero no hubo respuestas.  
Tres denuncias más. En Manta de las 210 muertes que se registraron a raíz del terremoto, tres fueron denunciadas en la Fiscalía. Las demandas fueron presentadas por Calixto Licoa Zavala, quien perdió a su hija Stephany Carolina; por Asunción Murillo, madre de Érica Katherine; y por René Navarrete, padre de Wendy Anahí.
Todas las víctimas se hallaban en un centro comercial de Tarqui.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala