Actualizado hace: 4 horas 33 minutos
Crucita
Réplicas alejan a los turistas

Las réplicas del terremoto han ahuyentado a los turistas de Crucita, donde los hoteles y restaurantes no tienen clientes.

Domingo 24 Julio 2016 | 04:00

Julio y agosto son la temporada alta por las vacaciones en la Sierra. Pero este año es diferente. 

Las calles lucen vacías, en los negocios de comidas las sillas las colocan inclinadas, porque en ellas solo se asienta la arena que levantan los pocos vehículos que transitan por el lugar. Y en las habitaciones de los hoteles la soledad es la única huésped. 
AFECTADOS. Yixon Santos no oculta su tristeza. Trabaja en el hotel Venecia, donde el viernes solo habían dos personas hospedadas y no tienen reservaciones para la temporada. “La ocupación es baja, un promedio de una o dos visitas diarias”, indicó. 
Ese hotel tiene capacidad para 50 camas.
En el restaurante Alexander II su propietario, Richard Delgado, intentaba matar el tiempo limpiando las mesas y sillas vacías. “La temporada está bien baja, llegan unas 10 ó 15 personas máximo al día,  cuando antes en esta época podíamos atender hasta a 70 clientes”, señaló.
Atribuye esta situación a que siguen las réplicas del terremoto del 16 de abril. “Sí han venido de la Sierra unas cuantas personas, pero tienen miedo, al menor movimiento se van”, indicó Delgado.
Dijo que el municipio y el gobierno parroquial deberían hacer una promoción de Crucita a todo nivel para que lleguen los turistas y las pérdidas no sean tan grandes.
Alicia Delgado, presidenta de la asociación 4 de Marzo, que aglutina a propietarios de restaurantes, señaló que la promoción es urgente y que se pueden hacer paquetes turísticos para incentivar a que la gente visite el balneario.
SOLIDARIOS. Pero no todos tienen temor.
El jueves llegaron 40 trabajadores de la Empresa de Aseo de Quito y sus familias, que habían planificado pasar tres días en Crucita y el terremoto no los hizo arrepentir de viajar.
Gonzalo Garzón y su esposa Olga Garzón dieron un paseo matinal por el malecón y dijeron que haber mantenido el destino es un aporte para el turismo y para dar una “manito” a los manabitas afectados por el sismo.
“El manabita es gente amable, solidaria y hay que saber corresponder a esa hospitalidad”, indicaron los esposos. 
REACTIVACIÓN. El terremoto dejó siete hoteles inactivos en Crucita, cuyos propietarios realizan las reparaciones para dejarlos listos, a la espera de que agosto traiga los turistas que necesitan para la reactivación de la parroquia.
Jéssica Zambrano, vocal del gobierno parroquial, dijo que trabajan en la promoción y que no hubo mayor afectación en Crucita, por lo que las plazas de alojamiento y restaurantes pueden recibir a todos.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala