Actualizado hace: 4 horas 15 minutos
Manta
Los hoteles sin huéspedes

El último cliente que tuvieron bajó las escaleras a toda prisa y ni siquiera pagó la cuenta.

Sábado 23 Julio 2016 | 04:00

Aquello sucedió el 16 de abril en el hotel Playita Mía. Ese día el terremoto destruyó 22 hoteles en la parroquia Tarqui y sólo tres quedaron en pie y cerrados.

Pasaron tres meses y ahora  estos negocios abren sus puertas en un intento de  darle vida a una zona que está en escombros.
Son más de 90 días y no ha llegado nadie, cuenta Darío Mero, recepcionista del Playita Mía.  “Desde hace ocho días vengo desde el viernes, todos los fines de semana, para ver si alguien ocupa alguna habitación, pero no  hay nada, esto está muerto”, expresa.
El hotel tiene 24 habitaciones, actualmente todas están vacías.  En otros tiempos se quedaban sin espacio para tantos huéspedes. “Salía uno y entraba otro, esto era una locura”, recuerda.
Por estas fechas, según Darío, los turistas de la Sierra llenaban los cuartos. Venían en grupos familiares, “este año eso no ha sucedido, pero al menos ya tenemos abierto el negocio”, indica.
Zona hotelera. Hasta antes del terremoto, Tarqui era la zona hotelera de Manta. Allí se podían encontrar habitaciones desde ocho dólares. 
El panorama cambió desde el 16 de abril. Carmen Flores  recuerda que hace tres años, cuando abrió su hostal, llegaban muchos clientes por hospedaje. Iban a comer al Parque del Marisco y luego llenaban los hoteles.
Ella es la dueña del hostal Malecón Blue, ubicado dentro de la “zona cero”. El lugar  también estuvo cerrado tres meses, pero hace ocho días empezó a funcionar nuevamente.
Carmen cuenta que los únicos clientes que ha tenido han sido empleados del Estado. Gente que llega con ministros o el mismo presidente. “Ellos se quedan uno o dos días y luego se van. Turistas así como otros años no hemos tenido”, expresa.
El hostal no sufrió daños con el sismo, sin embargo Carmen comenta que el mayor problema al que se enfrenta es la falta de servicios básicos.  
No tienen televisión por cable, internet ni agua potable y en ocasiones se quedan sin servicio eléctrico. “Lo que estamos haciendo es comprarle el líquido a los  tanqueros, los apagones ocurren cuando van a demoler”, agrega. Óscar Mera es el dueño del hostal Miami. Él señala que la estructura sólo sufrió daños en mampostería, pero necesita un crédito para habilitarla. “Ya entregué toda la documentación y estoy a la espera del dinero. Tarqui ya tiene que empezar a reactivarse”, añade. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala