Actualizado hace: 35 minutos
Tema del Día
Las réplicas les alteran los nervios

Cada vez que hay una réplica en Manta, Elvis Hidalgo recuerda que estuvo a cinco segundos de morir el 16 de abril.

Jueves 21 Julio 2016 | 06:00

No puede superar el trauma que le dejó el terremoto. Hidalgo casi muere aplastado por un edificio de cuatro plantas. Eso lo llena de miedo y lo hace reaccionar rápido para ponerse en un lugar seguro cuando hay réplicas. 

La noche del 16 de abril estaba en su cuarto. Junto a su familia arrendaban la planta baja de aquel edificio en el barrio El Paraíso. 
Apenas sintió el temblor caminó a la sala, y cuando el movimiento telúrico tomó fuerza corrió hacia la calle. Cinco segundos después de haber salido, la edificación se desplomó. El joven solo escuchó el estruendo de la caída, mientras una cortina de polvo lo envolvía. Era la única persona que en ese momento estaba en el edificio.  
“Recuerdo todo eso cada vez que siento un temblor, porque algunos empiezan despacio y no sabes cómo terminarán”, señaló.   
Blanca Vinces, madre de Hidalgo, estaba en la ciudadela El Palmar esa noche, desde donde tomó un taxi para llegar a casa. Ella presentía que el edificio se había caído, y no se equivocó. 
A dos cuadras, desde el taxi, observó que la estructura donde vivía ya no estaba. Blanca pensó que parte de sus seis hijos estaba debajo de los escombros. 
“¡Mis hijos, mis hijos!”, gritó Vinces al bajarse del carro. 
Ellos, que para ese entonces ya estaban reunidos en una esquina del barrio, saltaron a abrazarla. 
La familia perdió todo, pero están felices de haber sobrevivido. Sin embargo, Vinces aceptó que aún tiene miedo de las réplicas, y lo demuestra con lágrimas al hablar de eso.
BUSCAN LA CALLE. Las hermanas Lupe y Patricia López viven el mismo miedo. Ellas salen a la calle cada vez que hay una réplica. 
Temen correr el mismo destino de su madre, una anciana de 79 años que murió esa noche del terremoto aplastada por paredes y palos. Ellas viven en la “zona cero” de Tarqui. 
La noche del martes hubo una réplica de 5.3 grados con epicentro en Jaramijó.  
En el caso de Patricia, dice que son momentos en que solo provoca salir corriendo. Aceptó que, por más asesoramiento recibido sobre cómo actuar en caso de otro terremoto, ella no logra controlar los nervios y escapa directo a la calle. Esto fue lo que hizo el martes junto a otros vecinos del sector. 
Lupe, por su parte, se pone tensa porque recuerda el sufrimiento de aquella noche del 16 de abril. 
Ese día ella pedía a los vecinos ayuda a gritos para sacar de entre los escombros a su hija y su madre. 
“Fue un momento horrible, sentí que mi fuerza se acababa y me desvanecía. Luego reaccioné desesperada por sacar a mi hija aplastada por paredes y palos. Ella y mi mamá quedaron en las escaleras”, mencionó Lupe. Horas después el rescate se concretó, aunque la anciana ya estaba muerta producto de los golpes y la asfixia, dijo Lupe. 
Su hija solo resultó herida.
Ayer por la mañana también hubo una réplica. Fue de 4.4 grados con epicentro en Manta. Luego de los últimos sismos, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) no reportó víctimas ni daños materiales. Lo que sí se evidenció en las calles fue gente asustada tras el movimiento telúrico. 
El Instituto Geofísico del Ecuador (IG) reiteró que los movimientos son réplicas del terremoto pasado, y recordó que son efectos normales de la naturaleza que seguirán ocurriendo. 
El IG solicita calma a la ciudadanía. Solo pide estar siempre atentos para cuando ocurra una réplica buscar un lugar despejado de postes o estructuras.  
Hasta el momento el Geofísico reporta 2.250 réplicas desde el sismo del 16 de abril.   
DUERME POCO. En casa de Mercedes Rivera, cerca al mercado de Los Esteros, siempre hay alguien que llora cuando ocurre una réplica. Los niños se asustan y abrazan a sus padres, mientras todos corren hacia el terreno donde estuvo la casa que se cayó. El día que ocurrió eso solo un niño resultó herido, pero no fue de gravedad. 
Cuando una réplica se origina por la noche, Rivera casi no duerme, teme que un temblor la agarre en un sueño profundo y nunca más despierte.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala