Actualizado hace: 7 horas 40 minutos
Terremoto Ecuador
Volver a la "zona cero" implica un riesgo sanitario

El retorno a lo que hoy es zona cero depende de varios factores, como seguridad y servicios básicos, especialmente.

Lunes 18 Julio 2016 | 04:00

Usar el alcantarillado y restablecer el servicio de agua potable podría causar un problema sanitario porque las tuberías están rotas, desacopladas o aplastadas, a lo que contribuyó no solo la caída de los edificios sino el paso constante de los volquetes que transportan los escombros y la permanencia de la maquinaria pesada que trabaja en las demoliciones, explicó Leonel Muñoz, gerente de la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Portoviejo (Epmapap). 

El funcionario señaló que la idea es que primero se haga la regeneración de esa zona, que incluye la reconstrucción de los sistemas de agua potable y alcantarillado. 
Insistió en que por ahora no es conveniente la ocupación de las viviendas, aunque no hayan sido afectadas, porque no hay las garantías sanitarias y de otro tipo para los moradores.
>PEDIDOS. El tema está sujeto a decisiones desde el Comité de Reconstrucción, al que el alcalde Agustín Casanova ha solicitado 7 millones de dólares para la regeneración de 11 manzanas en la zona cero, mientras que la Corporación Nacional de Electricidad hará el soterramiento de cables en un radio de 20 manzanas y el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda complementará obras de regeneración. 
Aún no se conoce cuánto se ha aprobado para la reconstrucción de Portoviejo. 
Además la Epmapap presentó 4 proyectos al Comité de Reconstrucción, por 1,2 millones de dólares, para financiarlos. 
Hace unos 10 días técnicos de Ecuador Estratégico inspeccionaron los daños en el sistema de agua y alcantarillado y en la planta de agua de Cuatro Esquinas, para emitir el informe al comité y que se asignen los recursos.  
>RECURSOS. Propietarios de viviendas que están en la zona cero están pidiendo la reapertura de calles, argumentando que sus casas y negocios no sufrieron daños en el terremoto del 16 de abril.
Nabor Moreira y su esposa Mercedes Menéndez tienen una casa en la Alajuela y Chile, donde funciona su negocio Electrorrepuestos Moreira, y viven en la planta alta. 
Es su único sustento y no pueden trabajar porque esa arteria permanece cerrada como parte de la zona cero y han tenido que alquilar una vivienda en la ciudadela San Jorge, pero su situación económica se está agravando.
Su vecino Luis Sánchez también está preocupado porque el inquilino que tiene un negocio en la planta baja de su casa, que no sufrió afectaciones, está desocupando el local porque no puede trabajar.
En otro sector, calle 10 de Agosto, entre Rocafuerte y Espejo, Carlos Intriago desespera porque su negocio de fotografía y el restaurante que tiene con su esposa “no dan ni para comer”. 
Señaló que en ese sector ya no hay edificios que demoler, por lo que “podría abrirse una manzana más para circular por la Rocafuerte”.
>SIN SERVICIOS. Marcel Guillem, gerente de la reconstrucción, dijo que entiende a la gente que quiere volver a sus casas, “pero dentro de la zona cero no hay servicios completos para hacer uso de las viviendas”.
Sobre la apertura de más calles indicó que eso depende de que se vaya liberando más predios en ciertos tramos o trazados de las vías, para fluir de manera segura y evitar inconvenientes y reactivar los servicios básicos para que los ciudadanos puedan volver a sus casas.
Pero Julio Celorio, director de Ambiente y Riesgo del municipio, dijo que el jueves hicieron una inspección con miembros de la mesa de infraestructura del COE para identificar, del listado que ha sido entregado al Ministerio de Transporte y Obras Públicas por parte del GAD, cuáles son las viviendas por demoler para que desde hoy se pueda intervenir, concentrando la maquinaria que está en la zona cero en calles como la Alajuela y Francisco Pacheco, donde quedan 11 edificios por derribar, cuyos propietarios no habían dado la autorización, para avanzar en unos 5 o 6 días lo que de otra manera se tardaría más tiempo.
Respecto de la habilitación de los servicios básicos, indicó que se lo hará a medida que se vaya reduciendo el cerco para que se restablezca la normalidad. Recordó que “hay que tomar en cuenta  que eso significa no solo desalojo de edificaciones, sino un trabajo de limpieza y otras acciones”.
>RESIDENTES. Pero en la zona cero permanecen unas 12 familias, cuyas viviendas sufrieron o no daños en el movimiento telúrico, que no han querido ir al albergue por diversas razones, especialmente porque no quieren dejar sus pertenencias y temen perderlas. Ellos tienen riesgos sanitarios.
“Se ha conversado con la mesa de seguridad del COE y con el Miduvi para que las familias dentro del perímetro, en base a procedimiento de seguridad, puedan exponerse lo menos posible”, explicó Celorio.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala