Actualizado hace: 11 minutos
Salud
El nerviosismo sigue con las réplicas

Katy Meza tiene la presión “como loca”. Ella es hipertensa, diabética y luego del terremoto sus afecciones se agravaron.

Sábado 16 Julio 2016 | 04:00

Indicó que llegó a tener la presión en 200-120. “Estos temblores me alteran. Ya no depende de mí”, dijo. 

Angélica Zambrano comentó que en cada réplica del sismo del 16 de abril tiene que correr al centro del parque. “Siento mucho nerviosismo, pero por los niños tengo que hacerme la fuerte”, detalló. Contó que una de sus niñas incluso no quiere ir a la escuela del miedo. 
“Nos ha afectado a los nervios a todos”, dijo.
Y no necesariamente deben ser mayores para sufrir de nerviosismo. 
Natalia tiene solo dos meses y no puede estar en habitaciones ruidosas. 
Ella nació nueve días después del terremoto y su madre tuvo una crisis nerviosa tras el 16A.
“No puede escuchar ruidos, así sean leves, que se asusta de la nada”, confesó Ritha Monge, madre de Natalia.
Especialista.  Marleny Arias, psicóloga, indicó que uno de los consejos que brinda a sus pacientes es que mantengan la calma.
“Tienen que estar prevenidos para que su estado psicoemocional esté equilibrado. Si uno se siente confiado y seguro, actuará de una mejor manera ante las réplicas”, explicó. 
Agrega que el 98 % de los traumas que ha tratado ha sido grave. 
“Se puede además orar. Eso ayuda a la serenidad y estimula el espíritu”, manifestó.
Atención psicológica. Carminia Pinargote, coordinadora zonal de Salud, comentó que con las réplicas que aún hay, un promedio de cuatro a cinco personas asiste a los centros más cercanos con episodios de ansiedad.
Detalló que hasta el momento han brindado 22.579 atenciones en salud mental a nivel provincial.
Mariela García, psicóloga del Ministerio de Salud, señaló que después del sexto mes se instaura el trastorno y allí viene el signo de alerta. “Por ahora son solo reacciones normales psicológicas. Si estas pasan los seis meses se las considera un trastorno”, dijo.
Como Ministerio, según García, se encuentran realizando atenciones psicológicas tanto individuales como grupales. Allí las personas hacen sus descargas emocionales. 
Aún no se ha llegado al sexto mes y muchos piensan que mientras no paren las réplicas, su salud mental no mejorará. 
En Perú, en 1970 el terremoto de 7,9 grados que causó 66 mil muertes también afectó mentalmente a sus habitantes y las consecuencias psicológicas aún perduran, según una investigación del Banco Interamericano de Desarrollo.
Un estudio de la Organización Mundial de la Salud, llevado a cabo en 21 países, estima que un 3,6 % de la población mundial ha sufrido un trastorno de estrés postraumático (TEPT).
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala