Actualizado hace: 56 segundos
Jipijapa
Las abejas migraron por el terremoto

El terremoto también afectó a las abejas del sector de Quimís, pues han emigrado a otros sectores para producir la miel.

Sábado 16 Julio 2016 | 04:00

Mario Rivera, apicultor de este lugar, menciona que el invierno de este año fue regular y recolectaron unos 70 litros de miel en esta temporada, que inició en enero y culminó en junio. 

“Cuando éramos pocos los apicultores recogían de 200 a 500 litros de miel”, recordó.
El hombre asegura que por el terremoto muchos panales se cayeron y murieron abejas, por lo que los insectos se fueron a otros sitios.
“Las abejas migran como nosotros, también se han ido por la poca floración -tiempo en que permanecen abiertas las flores-, pues hay una gran población de abejas”, dijo Rivera, quien se dedica a la apicultura desde hace 30 años.
Rivera explica que la poca floración dificulta que las abejas puedan crear sus panales, por lo que muchas veces los “pillajes”, como conocen a las abejas silvestres, ingresan a las cajas de las abejas que ellos poseen, y las matan para robarles el néctar.
Los apicultores también empezaron a trasladar las cajas con sus abejas a sectores rurales de Jipijapa, 24 de Mayo y Chone, pues insisten en que por la poca floración de los árboles como el ceibo y el algarrobo, la producción de miel ha disminuido.
“Estamos realizando el traslado de las colmenas en las cajas a donde hay floración, para tener todo el tiempo una miel cien por ciento natural”, comentó Rocío Pincay.
Procesos. Pincay confiesa que actualmente no desperdician ningún tipo de material que “fabrican” estos insectos.
Sacan la cera para ayudar a que las abejas no pierdan mucho tiempo en realizar el panal, y para dolencias como “curar huesos”. 
El polen ayuda a las mujeres que no pueden quedar embarazadas, según ellos.
Los apicultores también recogen el propóleo que dejan las abejas silvestres, pues insisten que sirve como cicatrizante y para combatir la gripe.
En este sitio, ubicado en la vía La Pila–Jipijapa, también procesan el aceite y el mentol de palo santo, productos que expenden en la vía y que están en proceso de sacar el registro sanitario.
Pincay es presidenta de la Asociación de Apicultores 25 de Julio, que la integran 30 familias.  En la zona es una tradición ancestral la recolección de miel. Es como medicina natural del montuvio, destaca.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala