Actualizado hace: 16 minutos
Manabí  tierra de sobrevivientes
Manabí tierra de sobrevivientes
Por: Milton Bowen Rivera

Viernes 15 Julio 2016 | 04:00

Los sucesos sísmicos, la destrucción de las ciudades y el testimonio de los momentos que vivimos los manabitas y ecuatorianos, son situaciones muy duras, no solo por la crisis social, familiar y productiva que originó el terremoto del 16 de abril.

Esto significa un año muy duro para nuestra economía por los problemas en el área petrolera y todo el aparato productivo del país; sin embargo, la vida continúa. “El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad”, acertado pensamiento de Albert Einstein, físico- matemático alemán. 
Si logramos sobrevivir en la madre tierra que nos puso a temblar, debemos estar agradecidos y no importa cuántas lágrimas se nos escapan, ya que así nuestros corazones tendrán alivio y renovarán nuestra fortaleza y sacamos conclusiones de lo insignificante de nuestra existencia ante el poder de la naturaleza. Hoy los seres humanos caminamos sobre escombros y con nuestro espíritu luchador nos levantaremos como el ave Fénix, pidiendo a Dios que nos proteja.
En la reconstrucción se deben utilizar espacios urbanos que mantengan un equilibrio social, económico, ambiental y humano, con la nueva tecnología en la construcción de edificios verticales cimentados con técnicas antisísmicas y retribuir a la ciudad que nos da cabida, con la provisión de parques y escenarios de encuentros, como tiene ciudad Alfaro Montecristi, con la excepción que aún no se conecta el barrio San José con el Centro Cívico Ciudad Alfaro, porque no cuenta con una vía asfaltada acorde con la técnica actual. Sugiero el tema a las autoridades para acreditar la convivencia sostenible, valorizando el principio de solidaridad.
En la capital manabita, Portoviejo, hay que recuperar el centro destruido por los sismos que cambiaron la imagen de la ciudad de Francisco Pacheco, su fundador; la reconstrucción deben hacerla en tres o cinco años y con empresas ecuatorianas contratadas para las obras en las zonas afectadas, con el objetivo de construir el nuevo Manabí, potencia cultural. Si no mantenemos la solidaridad y la esperanza ante una desorganización, se puede generar la desesperación y la necesidad que podemos crear caos y crisis peores; los profesionales sabrán conducir para reconstruir nuestras provincias y sus cantones, con el apoyo del Estado, GAD municipales, provinciales y manos solidarias de otras naciones.
Pensemos en el bien común de la sociedad manabita y ecuatoriana en general, ya que sin ella individualmente no existimos. Por eso se requiere la unidad, solo unidos venceremos el destino y nos queda la tarea de levantarnos para recuperarnos en lo humano y bienes perdidos. ¿Será delito decir la verdad?
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: