Actualizado hace: 11 horas 7 minutos
ORALIDAD
‘Una niña se hizo mula por desobediente’

La cultura montuvia es dueña de muchas historias inspiradas en la mente y experiencias de los mayores, que luego eran compartidas en reuniones.

Viernes 15 Julio 2016 | 04:00

Esas historias eran contadas de boca en boca.
En la actualidad varios investigadores se dedican a recopilar estos relatos con el fin de fortalecer la tradición oral del pueblo manabita. 
El cuentista manabita Rubén Darío Montero recoge una de las leyendas llamada ‘La niña mula’.
El texto publicado por Montero es el siguiente:
“Cuando la mirada llega hasta lo más lejos del cerro de Mapasingue, nos hace pensar el por qué los ancianos de aquel lugar decían que dentro de él se encuentran inmensas cadenas de oro que recorren su espinazo, qué bellos imaginarios existen en estos caseríos que se colocan en la parte de abajo del cerro;  pero también creaban cuentos que en épocas especiales los contaba algún cuentero, que doña Georgina aún recuerda y lo cuenta.
Se dice que hace más de cien años, cuando todo era posible, en una de esas casas, chalet con pequeños escalones y puerta de dos abras, había una tierna criatura de unos trece años,  malcriada como ella no había otra, a su madre doña Tomasita no le hacía caso, corría como perro con rabia; hablaba tan rápido que parecía perico en árbol de mango.
Cierta ocasión al parecer a esta muchacha se le metió el diablo, quería que su madre le cosiera un vestido con randas y flecos de acuerdo a la ocasión, su madre para no verla brava, cogió dos pavos y varias gallinas y los sacó a vender para comprar la tela que ella quería.
Los vecinos aconsejaban a doña Tomasita que no le compre, pero ella agachaba la cabeza y no decía nada. Compró la tela más linda, celeste del color que a su hija malcriada le gustaba. Tomasita, que era la costurera de ese  sitio, como de costumbre atendía con esmero a sus clientas, cosía todo el día y por las tardes entregaba las costuras para poder cobrar, ya a media noche se puso a coser la ropa para su hija.
Las fiestas de Semana Santa estaban cerca, Tomasita quería terminar antes el vestido, y no pecar trabajando el día santo; al medio día terminó, llamó a su hija que estaba saltando en el patio, ella corrió y se probó el vestido, pero de lo bello que estaba no se lo sacó, que hasta durmió con él,  y por varios días  lo cargó puesto.
Llegó el día que todos respetaban, el Viernes Santo, los devotos creyentes se preparaban para no bañarse, no cocinar y más aún, no trabajar.
Ese preciso día muy por la mañana esta criatura escuchó las palabras silenciosas de su madre, porque no se permitía hablar muy fuerte,  le dijo que había que quedarse en casa rezando, que cuidadito iba a andar saliendo; pero su hija andaba como siempre, parecía chiva loca y no le hizo caso, salió de la casa, toda la mañana, toda la tarde, y llegó la noche y ella no regresaba.
Tomasita su madre la fue a buscar, alumbrándose con un candil, ahí entre los árboles la encontró que jugaba y le pidió que vaya a la casa, que tenga más respeto a esta fecha, y concluyó diciéndole “pareces mula de lo terca que eres”…
La criatura al escuchar estas palabras le alzó la mano a su madre y después de maltratarla se largó corriendo. Tres o cuatro vecinos presenciaron el hecho, cogieron en brazos a doña Tomasita y  la llevaron a su casa.
Esa noche fue eterna para Tomasita, esperando a su hija, pero no llegó, el cansancio la llevó a dormir en su hamaca; al amanecer el ladrido de varios perros, más los gritos de varios vecinos la despertaron.
En la puerta de su casa estaba una mula, que con la pata trasera sonaba la puerta, pero esta mula  traía puesto el vestido celeste con randas de su hija…
El murmullo de los presentes no esperó, decían en voz baja que era un castigo, que la niña por ser malcriada con su madre en mula se había convertido.
Doña Tomasita cogió a su hija transformada en mula, le sacó el vestido roto y sucio, y la encerró en el potrero, donde a partir de ese día por siempre se quedó”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala