Actualizado hace: 10 horas 28 minutos
Conducta del adicto
Conducta del adicto
Por: Anis Yamil Doumet Vera

Jueves 14 Julio 2016 | 04:00

Es una realidad que el Programa de Narcóticos Anónimos funciona; eso no tiene discusión, lo que muchas veces no funciona es el adicto ingobernable que quiere adaptar este mágico y espiritual programa de acuerdo a sus conveniencias, manipulándolo para beneficio personal y no grupal.

Por tal razón es que muchas veces las personas, que no son parte del mismo, entran en duda y siguen observando los viejos esquemas y pésimo comportamiento, como si estuvieran consumiendo drogas. 

Pero ese es el resultado de los que viven en plena abstinencia; es decir, que no consumen sustancias pero no se atreven a practicar el Primer Paso para entrar de lleno al cambio deseado.
Los grupos de NA o AA se crearon justamente para ayudar a las personas a encontrar una luz de esperanza en su destruida y maltratada vida llena de alcohol y drogas; el único requisito es el deseo de no usarlas más. Es una confraternidad llena y rebosante de amor, solidaria y unida, donde el compartir experiencias vividas con honestidad logra el propósito de recuperar vidas que estaban al borde de la muerte o locura. 
Los problemas se resuelven en reuniones donde hay la oportunidad de hablar y confrontar a las personas con quienes mantienes discrepancias por asuntos puntuales y concluir con una disculpa, porque somos seres humanos que por naturaleza propia nos equivocamos y cometemos errores.
Los grupos no tienen nombres y apellidos familiares, es de todos los adictos y se mantienen de acuerdo a la Séptima Tradición; jamás le puedes cerrar las puertas o esconder las llaves a nadie para celebrar una reunión, porque no le hacen daño a esa persona, el daño se lo hace quien mentalizó y ejecutó esa negativa acción y sus secuaces. Créanlo que pasará mucho tiempo para que puedan remediar sus exabruptos y descontrol emocional, la culpa no les permitirá vivir en armonía, las reuniones se hacen dentro o fuera del grupo, basta que hayan dos adictos con el mismo propósito.
Los resentimientos son el peor veneno para un adicto, déjalos fluir, compártelos, acéptalos si te equivocaste y enmienda daños causados; no permitas que duerman permanentemente contigo porque te abren el camino a una recaída. Y eso sería fatal. 
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: